30 de noviembre de 2014 / 08:18 p.m.

 La mejor clasificación en la tabla dentro de la temporada regular le dio el pase a semifinales a los Diablos Rojos del Toluca, pues debieron recurrir al reglamento y los criterios de desempate para dejar fuera a unos férreos Jaguares de Chiapas que llegaron a Toluca dispuestos a morirse en la raya, así lo hicieron y sacaron el empate a un tanto para dejar la eliminatoria igualada 2-2 en el global pero con ventaja para los choriceros que acumularon un punto más que ellos en las 17 jornadas anteriores.

Un gol tempranero de Pablo Velázquez le dio confianza a un Toluca que después sufrió y terminó pidiendo la hora tras el empate de Diego de la Torre, igualada que no le alcanzó a los suereños y dejó a los Diablos como el tercer semifinalista del Apertura 2014.

FUERON CON LO MEJOR

Se trataba de un juego definitivo donde estaba de por medio el pase a semifinales, por eso, el técnico del Toluca, José Cardozo, evitó los experimentos en su alineación y regresó a su acostumbrado 11 inicial. Otra vez el medio campo se solidificó con Richard Ortiz y los hilos de la distribución del balón fueron dirigidos por Lucas Lobos. El resto del cuadro inicialista fue con Alfredo Talavera, Paulo Da Silva, Jordán Silva, Aarón Galindo, Miguel Ponce, Óscar Rojas, Antonio Ríos, Pablo Velázquez y la confirmación de Jerónimo Amione como titular.

Por su parte Jaguares de Chiapas mantuvo el mismo 11 inicial del juego de ida, incluso, el mismo planteamiento, con orden defensivo, sin desbordarse al ataque pero con mucha presión sobre el rival desde medio campo. Óscar Jiménez apareció en la portería, custodiado por Javier Muñoz Mustafá, Edgar Dueñas y Horacio Cervantes, en labores de medio campo aparecieron Isaac Díaz, Alan Zamora, Luis Rodríguez, Diego de la Torre y Julio Nava, mientras que el ataque visitante se mantuvo con Vicente Vuoso y Emiliano Armenteros.

OTRA VEZ DE IDA Y VUELTA

El juego de vuelta de estos cuartos de final del Apertura 2014 fue muy similar a la ida, con dominios alternos, mucha pelea por la posesión de la pelota en medio campo y dos equipos que no especularon en ir por la victoria. Sin embargo, fue Toluca quien tomó la responsabilidad de proponer el partido, se apoderó de la pelota y se fue en busca de ese gol que le diera la ventaja, además de tranquilidad en el juego.

El dominio inicial de Toluca pronto se vio reflejado en el marcador. Al minuto 14 Lucas Lobos inició la jugada por la banda izquierda, recortó a un defensa, llegó a línea final donde mandó un servicio pasado, ahí donde Jerónimo Amione recentró de cabeza justo a la zona en que sin marca apareció Pablo Velázquez quien remató de pierna izquierda para romper el cero en el partido y tomar la ventaja en el marcador global 2-1.

La anotación de inmediato despertó a unos Jaguares que hasta entonces no habían llegado con peligro al arco de Alfredo Talavera, comenzaron a apretar al rival y le quitaron el balón en su salida, de tal manera que por fin pisaron con fuerza el terreno del oponente.

Así, en una jugada fuera del área, Vicente Matías Vuoso fue detenido con falta, tiro libre directo que marcó el silbante Paul Delgadillo. La ejecución de la falta vino al minuto 20, tiro libre directo cobrado por Diego de la Torre por izquierda, colocado y con potencia, pues aún cuando fue tocado por el portero Talavera, la fuerza del disparo evitó que lo pudiera sacar y así emparejó el marcador 1-1 y empate a dos tantos en el global, números que todavía le daban el pase a Toluca por la mejor posición en la clasificación general.

Pese a ello, los Diablos Rojos no hicieron confianza de más y regresaron a sus embates sobre el arco contrario. Al minuto 29 el portero Jimenez evitó que Lucas Lobos le hiciera un gol olímpico, un cobro desde la esquina que fue cerrando pero que el guardameta chiapaneco alcanzó a desviar con los dedos.

Los Jaguares no se quedaron atrás y de inmediato respondieron, tiros de larga distancia de Nava y De la Torre, cabezazos de Armenteros, pero nada que inquietara de más al portero Alfredo Talavera.

SE QUEDARON EN APROXIMACIONES

Para la parte complementaria se mantuvo las llegadas en las áreas, el nerviosísimos en la cancha y en las tribunas, así como el trabajo de los porteros. Y es que ambos sabían de la valía de un gol en ese momento. Para Jaguares era la oportunidad de irse arriba en el global y obligar a Toluca a hacer dos anotaciones para estar en semifinales, mientras los Diablos no querían clasificarse solo por su mejor posición, sino también por goles.

Sin embargo, antes de continuar con la batalla ambos cuadros movieron sus piezas. Chiapas retiró por lesión al central Edgar Duelas e ingresó en su lugar a Bruno Pereira, además de darle fuerza a su medio campo con Andrade y potencia al ataque con la velocidad de Arizala.

Toluca también modificó, primero ingresó a Brizuela para jugar como carrilero, lo que le dio mayor profundidad al ataque pero perdió marca por la banda derecha. Después, Cardozo ingresó a Benítez y en la parte final a Navarro para reforzar su marca y guardar ese empate que lo mantuviera en la pelea por el título.

En la cancha las llegadas fueron en ambos lados. Jaguares buscó hasta el final ese gol que varias veces tuvieron en sus botines o en la cabeza Armeteros, Diego de la Torre y Arizala, sobr todo en disparos de larga distancia. De hecho la más peligrosa de los sureños se dio al minuto 53, disparó potente que Talavera desvió a contra pie; después, al 76 Diego de la Torre probó a la entrada del área y su tiro pasó apenas desviado ante la mirada impotente de toda la zaga escarlata.

Toluca también tuvo las suyas, al 67' Edgar Benítez se escapó por la banda derecha, llegó hasta el área y sacó un disparo potente que terminó en manos del guardameta Jiménez. Despues, Velázquez remató de cabeza apenas desviado y Jordán Silva no pudo darle dirección de gol a su remate en el área tras tiro centro de Benítez.

Al final, los Diablos se afianzaron en zona defensiva y no permitieron mayores aproximaciones del rival, de unos Jaguares a lo que se les terminó la creatividad y los huecos, se aferraron a tiros desde larga y media distancia pero sin mayores consecuencias para el resultado, lo que selló su inminente eliminación y el pase de los choriceros a semifinales.

JESÚS QUEZADA