13 de agosto de 2014 / 05:57 p.m.

Este miércoles, Frank Ribery anunció que se retiraría de la Selección Francesa, sin duda dejará una huella difícil de borrar, o como en doble sentido podríamos señalar, la cicatriz que dejará en el equipo galo es muy honda.

Su calidad es muy grande y no se puede ocultar, pero este jugador tiene una historia trágica que lo envuelve, pocos saben el origen de la gran marca que tiene en su rostro.

Sólo los verdaderos curiosos investigan más allá para encontrar la trágica historia, misma que aquí te presentamos.

Una tarde, al sur de de Francia, Franck Ribery sufrió un accidente casi fatal de automóvil.

De repente el chofer del auto en el que viajaba perdió el control del coche. En medio de un aparatoso choque, el actual futbolista del Bayern Munich salió volando hacia el parabrisas y los vidrios le cortaron la cara de tal forma que parecía tenerla dividida.

El impacto fue reportado de inmediato y llegaron las ambulancias, lo que le sirvió a Ribery para conservar su vida. Tras varias cirugías de reconstrucción, no le fue posible a los médicos reparar por completo los daños en la parte derecha del rostro del francés.

Franck Ribery comenzó a crecer con una notoria cicatriz en el pómulo derecho y otra más en su frente. Su ceja en el hemisferio izquierdo de la cara brotó de forma distinta y el daño en su boca también fue de consideración.

A pesar de estar marcado de por vida, Frank tuvo una vida normal, a temprana edad mostró su gran calidad como futbolista y fue acomodando su destino para llegar a se actualmente uno de los mejores jugadores del mundo, llegando a ser parte fundamental del Bayern Munich y de la Selección Francesa a la que hoy ha renunciado.

REDACCIÓN