8 de enero de 2014 / 02:04 a.m.

Un sistema de tren ligero que debía facilitar el movimiento de los hinchas en la remota ciudad brasileña de Cuiaba durante la Copa del Mundo no va a estar listo a tiempo para el torneo, dijeron el martes las autoridades.

Mauricio Guimaraes, que encabeza los proyectos del torneo en el estado de Mato Grosso, dijo que los ramales del tren no van a ser completados hasta diciembre, más de cinco meses después del fin del certamen.

Los proyectos de infraestructura en Mato Grosso han estado plagados por demoras, y reportes noticiosos aseguran que 47 de los 56 proyectos relacionados con el Mundial en el estado están retrasados.

El estadio Arena Pantanal, en Cuiaba, que será sede de cuatro partidos, comenzando con el Chile-Australia el 13 de junio, es uno de seis en Brasil que no cumplió con el plazo de entrega del 31 de diciembre fijado por la FIFA.

En una entrevista el lunes con TV Centro América, filial local de la cadena televisiva Globo, Guimaraes dijo que "de ahora en adelante, va a ser rápido".

Aún así, reconoció que aún no se ha colocado ningún tramo de vía para el sistema de trenes de 621 millones de dólares, que incluye una conexión con el aeropuerto y era considerado la joya de los proyectos de infraestructura de la ciudad para la Copa del Mundo.

Durante una visita organizada por la FIFA el mes pasado, reporteros de la AP pudieron ver la magnitud de lo que queda por hacer en Cuiaba, una ciudad de 540.000 habitantes cerca de la frontera con Bolivia.

Los preparativos de Brasil han sido objetos de punzantes críticas. El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, dijo a un diario suizo que Brasil presenta los mayores atrasos en obras mundialistas desde que comenzó a trabajar con la organización en 1975.

"Brasil acaba de tomar conciencia de lo que es (el Mundial). Ellos comenzaron demasiado tarde, es el país más atrasado desde que estoy en la FIFA y es el único que tuvo tanto tiempo para prepararse", declaró Blatter al diario 24 Heures (24 horas en francés). Recordó que Brasil fue escogido como sede en 2007.

AP