25 de octubre de 2014 / 01:41 a.m.

La UEFA otorgó a Serbia la victoria por 3-0 sobre Albania, pero le dedujo los tres puntos, tras los hechos violentos que se produjeron durante el partido de clasificación para la Eurocopa 2016 de la semana pasada en Belgrado.

El partido se suspendió después de que una bandera nacionalista albanesa sobrevolase el estadio colgada de una aeronave no tripulada, desatando peleas entre jugadores y aficionados.

La UEFA anunció el viernes que el partido se dio por ganado a Serbia con un marcador de 3-0, pero también le dedujo los tres puntos obtenidos por la victoria.

Serbia tendrá que jugar sus dos próximos partidos en casa - el siguiente contra Dinamarca el 14 de noviembre - en un estadio cerrado y sin aficionados.

Ambas federaciones fueron multadas con 100.000 francos suizos (105.000 dólares). La UEFA añadió que las sanciones pueden ser apeladas.

Funcionarios albaneses criticaron la decisión del órgano que rige el fútbol europeo y anunciaron que recurrirían.

El presidente de la Federación de Fútbol de Albania, Armand Duka, dijo que esperaba que la victoria le fuese concedida a su país.

"Estoy desilusionado porque estábamos reclamando un veredicto legal de la UEFA", dijo Duka a la cadena de televisión privada Ora-News. "No entiendo qué precedente puede establecer esto cuando un pelotón de gente agrede físicamente a los jugadores rivales en el campo. No sé si hay un escándalo mayor que esto".

El seleccionador de Albania, Giovanni de Biaisi, también se mostró decepcionado.

"Nos arrebataron lo que nos merecimos en el campo", dijo. "¿Qué va a pasar ahora?".

El abogado de la federación albanesa, Artan Hajdari, dijo que apelarán la decisión.

La Federación de Serbia dijo que celebrará una reunión de emergencia más tarde el viernes.

El himno albanés fue fuertemente abucheado por los aficionados serbios y se escucharon cánticos despectivos en todas partes. Los aficionados serbios también lanzaron bengalas y otros objetos contra los jugadores de Albania.

El drone portaba una pancarta que mostraba un mapa de la llamada "gran Albania", que incluye a Grecia, Macedonia y Serbia. Un jugador serbio recogió la bandera mientras los futbolistas albaneses intentaban protegerla.

Los aficionados lanzaron asientos rotos y otros objetos, y atacaron a los jugadores de Albania, que huyeron a los vestuarios y se negaron a volver al terreno de juego.

Serbia y Albania han estado enfrentados durante décadas, principalmente por Kosovo, una ex provincia serbia dominada étnicamente por albanos que declaró su independencia en 2008. Serbia nunca ha aceptado la separación de Kosovo.

CORTESÍA: LA AFICIÓN