AGENCIAS
24 de octubre de 2013 / 09:48 p.m.

 

Parece que la moda también ha llegado a los dientes. La última tendencia entre las celebrities internacionales más destacadas como Madonna, a quien ya vimos con dientes de oro y diamantes en Roma, Rihanna, que hace unos meses usó una funda con forma de ametralladora en los dientes, Miley Cyrus, que los ha usado en uno de sus nuevos videoclips o Katy Perry ha desatado una tormenta de opiniones enfrentadas. 

Si ya este verano adelantábamos que las fundas de oro y diamantes para los dientes se habían convertido en la última excentricidad de los famosos, los grills, un tipo de joyería característico del hip hop, no han parado de verse sobre los dientes de las famosas en los últimos meses. El diseño de los grills incluye una superficie metálica (plata, oro o platino) que recubre la totalidad de la dentadura y que, en ocasiones, está embellecida con diamantes o piedras preciosas.

Este complemento comenzó a surgir en el ambiente gangsta de los años 80 y hasta hace poco su uso no ha saltado al ambiente fashionista. Las voces más críticas se han posicionado respecto a este nuevo complemento bling bling y ya avisan de que su uso puede generar irritaciones y reacciones alérgicas, además de atrapar bacterias que a largo plazo pueden incluso llegar a generar caries o periodontitis.

Además, es importante conocer que una mala adaptación de estos dispositivos en nuestra boca puede provocar enfermedad en las encías, con inflamación y sangrado. Las sobrecargas sobre determinados dientes que podrían llegar a provocar movilidad y caída posterior, son otros de los posibles problemas a los que nos enfrentaríamos con una deficiente adaptación de estas fundas dentales.

Pero si quieres llevar el último grito en tendencias dentales sin tener que preocuparte por todos los problemas que puede suponerte una mala adaptación a una funda dental metálica, puedes optar por la joyería dental. Una gran cantidad de clínicas dentales ya cuentan entre sus servicios con la implantación de este tipo de complemento.Gracias a un adhesivo especial, se coloca un pequeño cristal de vidrio y, de esta forma, el diente no sufre ningún tipo de daño. Así, podrás contar con un complemento dental de lo más sofisticado que no supone efectos secundarios para la salud bucodental de quien lo lleva.Su retirada es también muy sencilla, pues la técnica para retirarlo es la misma. Este tipo de accesorio puede lucirse durante un periodo recomendado que no exceda los tres meses, aunque puede permanecer colocado hasta un año.