4 de junio de 2013 / 03:34 p.m.

Ciudad de México • La desaparición de una planta, un animal o un insecto significa la pérdida de distintos procesos naturales, por las relaciones que guarda cada especie con su entorno. Al hacerlo, tiene efectos en la calidad del suelo, el agua, el aire, que a su vez, implican un daño irreversible a los ecosistemas del planeta.

Ante el reto de conciliar el crecimiento económico de México con la preservación de la biodiversidad (nuestro país es uno de los territorios megadiversos del mundo), se requieren iniciativas que consoliden estrategias basadas en el desarrollo sostenible.

El Laboratorio Nacional de las Ciencias de la Sostenibilidad (LNCS) del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, es un centro de investigación básica y aplicada, para vincular el conocimiento científico con los procesos de planeación, con el fin de generar políticas públicas encaminadas a atender los retos que plantea la crisis en la materia.

Originado a partir de una convocatoria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para la integración de laboratorios nacionales, constituye un proyecto innovador para desarrollar líneas de investigación y fomentar la vinculación entre grupos académicos, servidores públicos y la sociedad civil.

El objetivo es crear estrategias de desarrollo sostenible que permitan la preservación ambiental y el crecimiento económico, informó Mariana Benítez Keinrad, integrante del LNCS, en ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, que se conmemora este 5 de junio.

En las últimas décadas, la extinción de especies ocurre a una tasa acelerada, con daños irreversibles en los ecosistemas y la pérdida de sus servicios. Ante la crisis global, es necesario generar el conocimiento que permita tomar decisiones a favor de su preservación, reiteró.

El laboratorio impulsará la colaboración entre especialistas que trabajan distintas líneas relacionadas con la sostenibilidad, y permitirá la vinculación con organizaciones sociales y dependencias gubernamentales. Además de realizar indagación novedosa, será un punto de encuentro, señaló.

Al IE, se conjugan los esfuerzos del Instituto de Ingeniería (II) y del Programa Universitario de Medio Ambiente (PUMA) de esta casa de estudios; del Instituto Nacional de Ecología (INE), y de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

REDACCIÓN.