7 de abril de 2013 / 07:21 p.m.

La Arquidiócesis de México lamentó que todavía no se haya informado una estrategia de desarme nacional y dijo que lo único nuevo es el silencio del gobierno sobre el tema.

Ciudad de México • La Arquidiócesis Primada de México consideró fundamental que el gobierno de Enrique Peña Nieto informe cuál es la estrategia para desarmar a los delincuentes, pues reportó que, según estadísticas sobre tráfico ilegal, diariamente ingresa un promedio de 700 armas y solo se incauta un promedio de 35.

En el semanario Desde la Fe, que se reparte durante la homilía del Cardenal Norbeto Rivera, la Iglesia Católica explicó que aunque la iniciativa de desarme de la población civil ha tenido mucho éxito, ésta se ha centrado únicamente en la Ciudad de México y no se ha extendido a estados de la República. "No llega a la raíz del problema: los grupos criminales", apuntó.

"Las estadísticas del tráfico de ilegal de armas hacia la delincuencia organizada en México es cada vez más alarmante, ya que diariamente reciben un promedio de 700 armas nuevas de las cuales en el sexenio anterior eran incautadas unas 90 cada día, mientras que en el actual gobierno solo logra interceptar unas 35 en promedio", informó.

En el semanario se agrega: "sabemos que los delincuentes están mejor equipados que las policías municipales y estatales y, en muchos casos, que la Policía Federal, por lo que ha sido necesaria la intervención de las Fuerzas Armadas. En los primeros cuatro meses del nuevo gobierno, la escalda de violencia criminal no ha disminuido, lo único nuevo es el silencio oficial sobre el tema".

"Sabemos muy bien que ignorar un problema solo redunda en agravarlo más, como lo muestran los datos fríos de las estadísticas. El mundo está tomando decisiones enérgicas para desarmar, mientras que en nuestro país la situación se agrava ante un silencio cómplice, parecido al de aquellos que se abstienen para no comprometerse".

Por ello, la Arquidiócesis recordó que, el pasado 2 de abril, se reunieron representantes de diversos países integrantes de la ONU para lanzar políticas antidesarme y combate a la delincuencia.

En la homilía dominical, el Cardenal Norberto dedicó parte de su sermón a un llamado a ser vigía de la justicia, promover el perdón evangélico y exhortó a los católicos a rezar por la salud del nuevo papa.

BLANCA VALADEZ