7 de mayo de 2013 / 11:52 p.m.

 Ciudad de México • A pesar de que en siete países de América Latina existen leyes de prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, la falta de presupuesto debilita los avances en materia de derechos humanos, expresó el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres o Cladem.

Por ello, hizo un llamado a los gobiernos de la región para dejar los discursos y cumplir con sus compromisos en la atención a tres enormes problemas de las mujeres latinoamericanas: la impunidad frente a la violencia de género, la criminalización del aborto y la falta de garantías para las defensoras de derechos humanos.

En el arranque del seminario internacional “Incidencia en red: el desafío que los Estados cumplan con los derechos humanos de las mujeres”, el Cladem, que tiene presencia en 15 países de Latinoamérica, indicó que ninguna ley se puede aplicar solo con anuncios, si no hay voluntad política y si no se destinan recursos económicos reales.

Entre 17 y 53 por ciento de las mujeres latinoamericanas sufre violencia, y aunque México, Chile, Bolivia, Guatemala, Costa Rica, El Salvador y Argentina cuentan con leyes integrarles para enfrentar la violencia, El Salvador y México figuran entre los 25 países donde el fenómeno es más grave, junto con Guatemala y Honduras.

Elba Beatriz Núñez, coordinadora regional del Cladem en Paraguay, afirmó que los gobiernos no garantizan la existencia del Estado laico y llamó la atención sobre cómo la intervención de grupos fundamentalistas ha determinado que sea la región centroamericana la más castigada en violencia contra las mujeres, muertes por aborto y muerte materna.

Respecto del aborto, que hasta ahora es legal bajo ciertas circunstancias solo en Cuba, Uruguay y la Ciudad de México, representantes del Cladem expresaron que la prohibición del mismo viola los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres e implica la muerte de miles de mujeres por la realización de abortos clandestinos, como en Honduras, donde está totalmente prohibido.

En el seminario que arrancó hoy en el Palacio de la Minería y termina el viernes 10 de mayo, se analizará la mejora de estrategias de intervención ante la evidencia de que aun y con los avances legislativos y de reconocimiento a las mujeres, todavía 92 por ciento de las denuncias de violencia queda en la impunidad.

 — NORMA PONCE