24 de abril de 2014 / 04:48 a.m.

El secretario general de la FIFA se mostró satisfecho con el ritmo al que avanzan las obras en el estadio que albergará partidos de la Copa del Mundo en la ciudad occidental brasileña de Cuiabá, pese a que un retraso en la entrega de los asientos obligó a posponer la ceremonia inaugural prevista para esta semana.

Jerome Valcke consideró el miércoles que los organizadores locales no deberían enfrentar problemas graves a fin de terminar la Arena Pantanal a tiempo para que albergue el certamen. Este estadio es uno de los tres que no se han completado, menos de dos meses antes del cotejo de apertura del Mundial.

Valcke resaltó la importancia de que todos los asientos estén instalados para el 5 de mayo, pero afirmó que se siente "bien" y "contento" por lo que vio en el inmueble, donde se realizarán cuatro partidos mundialistas.

El fin de semana, los organizadores cancelaron la inauguración oficial porque unos 5.000 asientos no fueron entregados a tiempo en el estadio, que tendrá una capacidad de 41.000 espectadores. Los funcionarios confían en inaugurar oficialmente el inmueble a mediados de mayo, aproximadamente un mes antes del comienzo del Mundial.

A comienzos de este mes, se realizó el primer encuentro oficial en la Arena Pantanal, pero sólo estaba instalada la mitad de las butacas.

"No hay mayor problema", dijo Valcke sobre la Arena Pantanal. "Sólo hay trabajo por terminar y tenemos que cerciorarnos de que podamos hacer algunos eventos de prueba y de que podamos estar listos para el momento en que recibamos el estadio de manos de la ciudad. Estoy bien, estoy contento con Cuiabá mientras podamos respetar esta fecha del 5 de mayo para la instalación de todos los asientos y para realizar ciertos trabajos adicionales que están pendientes".

Valcke comenzó el martes una gira por ciudades que serán sede de la Copa del Mundo y que enfrentan "problemas potenciales" en sus preparativos.

En su visita a Sao Paulo, dijo que los organizadores no pueden perder "un minuto" para asegurarse de que el estadio Itaquerao esté listo para recibir el partido inaugural el 12 de junio. En la ciudad meridional de Curitiba, donde faltan por instalarse 27.000 asientos en la Arena da Baixada, consideró que hay "todavía mucho por hacer adentro y afuera" del estadio.

"Estamos exactamente a 50 días de la Copa del Mundo", dijo Valcke en Cuiabá. "No estamos hablando de mudar la sede de una ciudad a otra. Tenemos 64 partidos por disputar en Brasil y todos estos partidos se jugarán como lo hemos contemplado en el calendario".

Valcke visitará este jueves la ciudad nororiental de Fortaleza para verificar el lugar donde se realizará el denominado "Fan Fest", una celebración que abre la posibilidad de que las personas carentes de boletos para los partidos puedan verlos en pantallas gigantes instaladas en lugares públicos de distintas ciudades. El viernes, el secretario general de la FIFA participará en la reunión de la junta directiva del comité organizador del Mundial.

AP