12 de septiembre de 2014 / 03:25 a.m.

El secretario general de la FIFA dijo el jueves que está en contra del uso de repeticiones de video durante los partidos porque ello le quita la esencia al fútbol.

Jerome Valcke ensalzó el uso por primera vez en el Mundial de Brasil de la tecnología para ayudar a los árbitros a determinar si el balón cruzó efectivamente la línea de gol, conocida como "ojo de halcón", pero expresó desacuerdo con la posible utilización en el futuro de videos para resolver jugadas polémicas durante los partidos.

Su punto de vista parece contrastar con el expresado recientemente por el presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

"El Mundial es una especie de laboratorio donde podemos probar nueva tecnología, nuevas ideas...", planteó el dirigente francés en la apertura de la primera de una serie de cuatro conferencias técnicas sobre la Copa del Mundo disputada en Brasil hace dos meses.

Tras hacer alusión a lo dicho por Blatter, Valcke planteó: "si se me permite decirlo, estoy en contra del uso del video".

"Me parece que la tecnología de la línea de gol es lo máximo que debiéramos utilizar en un juego para no destruir la belleza de nuestro juego, el estilo, la velocidad y la naturaleza", prosiguió Valcke, agregando que próximamente ese y otros temas se discutirán en una reunión en Irlanda del Norte.

Seleccionadores y directores técnicos de todas las asociaciones miembros de la FIFA afiliadas a la CONCACAF y a la Conmebol participan en la reunión, en la que se analiza el informe técnico del Mundial de Brasil publicado por el Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA y las innovaciones tecnológicas que se pusieron en marcha en esa cita.

"Fue grandioso el torneo; fue difícil de organizar, pero al final creo que fue más allá de las expectativas que teníamos", señaló Valcke. "La mayoría de la gente está diciendo que fue el mejor Mundial jamás organizado".

Aclaró que no fue por la calidad de los estadios, "sino que se volvió lo mejor por parte de los equipos". Mencionó que el Mundial de Brasil se distinguió por el juego ofensivo y por la cantidad de goles marcados. En total se anotaron 171, lo que igualó el récord de más tantos marcados que ostentaba el Mundial de Francia de 1998.

En términos generales, el informe destacó en su análisis táctico del pasado Mundial el que los equipos se lanzaran más a proponer y a ganar los partidos que a especular. Resaltó las transiciones rápidas de defensa al ataque y los contragolpes, contrario a lo que fue Sudáfrica del 2010 en que primó la posesión de la pelota.

Otra tendencia exitosa, de acuerdo con el documento, fue la de jugar al menos con dos atacantes, tres centrales y un solo centrocampista de contención. Lo de utilizar tres centrales volvió a tomar notoriedad gracias a los buenos resultados de Holanda (tercer lugar), Costa Rica, Chile, México y Uruguay, que sobrevivieron a la primera ronda. En el caso de los "ticos" el éxito fue mayor al meterse por primera vez en su historia a los cuartos de final.

Cinco selecciones sudamericanas se metieron a la segunda ronda, mientras que por primera vez tres representantes de la CONCACAF avanzaron a esa instancia.

"Tuvimos un grandioso Mundial", dijo el presidente de la CONCACAF, Jeffrey Webb. "Entre Conmebol y CONCACAF tuvimos las más altas calificaciones que cualquier otra confederación".

El presidente de la Conmebol, el paraguayo Juan Ángel Napout, destacó la estrecha colaboración con la CONCACAF. Ambas confederaciones organizan en el 2016 en Estados Unidos una edición de la Copa América para festejar el centenario del torneo de selecciones más antiguo del mundo.

La sesión de análisis del jueves fue cerrada y en la misma participaron entre otros estrategas el mexicano Miguel Herrera, quien se mantiene al frente de la selección de su país, y el ex técnico de Costa Rica, el colombiano Jorge Luis Pinto y su compatriota Francisco Maturana. La FIFA seguirá sus conferencias la próxima semana en la ciudad rusa de San Petersburgo con participación de la UEFA.

AP