24 de marzo de 2014 / 02:39 a.m.

Víctor Valdés, portero del Barcelona, tendrá un recuerdo imborrable de su último clásico liguero frente al Real Madrid, ya que su equipo se llevó la victoria del estadio Santiago Bernabéu y su actuación fue notable pese a los tres goles que encajó.Un clásico siempre es un partido especial por las connotaciones que tiene, por la rivalidad histórica entre Real Madrid y Barcelona y porque siempre suele haber en juego otros aspectos que no se resumen únicamente en tres puntos.Este tipo de partidos Valdés sabe de sobra lo que significan y quizá por ello saltó al césped a disfrutarlo, pero también a saborear por última vez la sensación que supone vestir la camiseta azulgrana en Liga en el Santiago Bernabéu.Su inicio en el choque fue prometedor, con dos paradas a sendos disparos lejanos del francés Karim Benzema y el portugués Cristiano Ronaldo, pero a los 20 minutos, un error de la zaga azulgrana, permitió que el galo cabeceara a gol un balón centrado desde la izquierda por el argentino Di María.El portero tocó el balón, pero no lo suficiente para impedir que se alojara en el costado de las mallas por dentro. Su gesto de rabia lamentaba la acción y lo cerca que estuvo de atajar ese balón que sirvió para que el Real Madrid empatara el choque tras el tanto inicial de Andrés Iniesta.Cinco minutos después, una jugada calcada en su origen terminó con un centro de Di María que Mascherano no acertó a despejar y que acabó en los pies de Benzema, que, solo ante Valdés, puso el segundo tanto de su equipo.No parecía una buena despedida para el portero catalán, que se volvía a lamentar del gol encajado ante el estruendo que los gritos de alegría de la afición blanca propagaban por todo el estadio.En la segunda mitad, cuando tuvo que responder en un momento clave del partido, Valdés no falló y, a los 51 minutos, salvó a su equipo con una parada de gran mérito a un disparo del francés Karim Benzema. Minutos después, no pudo atajar el penalti lanzado por el portugués Cristiano Ronaldo, aunque adivinó la trayectoria.Al final, la remontada del Barcelona que sirvió para lograr la victoria en el campo de su mayor rival pone el broche de oro a una trayectoria de clásicos de Víctor Valdés que comenzó en el ya lejano 6 de diciembre de 2003, cuando pisó por primera vez el Santiago Bernabéu y también salió por la puerta grande con el triunfo de su equipo (1-2).En total, Víctor Valdés ha disputado 28 enfrentamientos contra el Real Madrid (22 de Liga, 2 de Liga de Campeones y 4 de Supercopa de España), en los que ha recibido 41 goles. De esos 28, 14 han sido en el Santiago Bernabéu, un estadio por el que, según dijo en la previa, siente "un gran respeto".La historia de los siguientes clásicos ya no se escribirá con una alineación del Barcelona encabezada por Víctor Valdés. Tampoco con el central Carles Puyol, que anunció hace poco que se marchará del equipo azulgrana en verano y hoy no despedirse del Bernabéu por lesión.

AGENCIAS