4 de enero de 2015 / 08:07 p.m.

Real Madrid olvidó su poderío en la cancha del estadio Mestalla y perdió 2-1 contra el Valencia, en la reanudación de la Liga de España tras el parón por las fiestas decembrinas.

En actividad de la jornada 17 el equipo "Naranjero" fue mejor durante grandes lapsos del cotejo y al final lo pudo reflejar contra los "Merengues", que generaron muy poco al ataque, en lo que pareció una secuela del descalabro amistoso en Dubai contra AC Milán.

El cuadro del portugués Nuno Espírito paró en seco la racha de 22 victorias consecutivas de forma oficial para el Madrid, que se adelantó en el marcador 1-0 a los 14 minutos por conducto de Cristiano Ronaldo, quien después desapareció.

El descansó concluyó con la ligera ventaja madridista, pero la historia cambió pues el físico del Valencia se impuso y logró empatar el choque 1-1, al 52, cuando Antonio Barragán disparó raso y el balón fue desviado por el portugués Pepe, para dejar sin opciones al portero Iker Casillas.

El galés Gareth Bale dejó escapar el segundo para el Real Madrid en una de las pocas ocasiones claras de gol del cuadro visitante, aceleró por la derecha, pero tardó en disparar y la anotación se le desvaneció.

En un partido intenso, los locales casi anotaron en una excelsa jugada de conjunto, de un lado a otro pasó el balón y en ligero fuera de juego, no marcado, Barragán disparó apenas desviado.

A los 65 minutos de juego el Valencia encontró el premio, con un tiro de esquina dio la vuelta al marcador 2-1 con certero cabezazo del defensa argentino Nicolás Otamendi, quien ganó en la marca a Sergio Ramos para vencer a Casillas.

El técnico italiano Carlo Ancelotti modificó a su equipo en busca de la igualada, pero ya no hubo inconvenientes para el portero brasileño Diego Alves. De poco sirvió el ingresó del alemán Sami Khedira, Jesé Rodríguez y el mexicano Javier "Chicharito" Hernández.

El jalisciense entró en lugar del francés Karim Benzema al minuto 80, y aunque estuvo impetuoso, el cuadro "Merengue" ya estaba contagiado de malos pases y poco pudo aportar.

Con la derrota, Real Madrid se quedó con 39 unidades, aún en la cima de la tabla y con el primer puesto en sus manos ya que tiene un cotejo pendiente, pero sin duda que éste fue un respiro para Barcelona y Atlético de Madrid, los cercanos perseguidores.

Ahora, los blancos, que este domingo jugaron de negro, deberán cambiar el chip y pensar en la "ida" de los octavos de final de la Copa del Rey ante el Atlético de Madrid, partido que se jugará el miércoles en el Vicente Calderón.

NOTIMEX