25 de octubre de 2013 / 02:50 p.m.

Aguascalientes.- El veneno de la serpiente Crotalus lepidus, nativa de la fauna del estado, podría ser útil para curar tumores cancerígenos, afirmó Eduardo de la Cerda González, investigador de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA).

"Es una serpiente oriunda de Aguascalientes, que tiene unas toxinas muy especiales, que probablemente en un futuro, no muy lejano, podamos utilizarlas en beneficio de los seres humanos, para ir atacando tumores cancerosos, esa es la idea que estamos desarrollando", indicó. 

Refirió que su investigación concluirá a más tardar en dos años y será entonces cuando se pueda aplicar en humanos.

Detalló que "primero, nos dimos cuenta que una de las toxinas que tiene este veneno, ataca directamente a proteínas, que se llaman adecinas, que tienen que ver con la lesión entre célula y célula". 

Dijo que posteriormente se buscará expresamente atacar a un tipo de células, con cinética, tan alta como las células cancerosas. 

El catedrático adscrito al departamento de Fisiología y Farmacología del Centro de Ciencias Básicas, expuso que todavía falta mucho desarrollo sobre cómo es su mecanismo, cómo operan y cómo hacer una modificación molecular de esta proteína. 

"Esperamos tener algunos resultados luego de hacer manipulaciones directamente genéticas de las proteínas, para su aplicación a nivel tres, que en humanos", manifestó. 

Explicó que esta serpiente crece en las zonas de mayor vegetación, sobre todo en el municipio de Calvillo, Aguascalientes, así como en las sierras Laurel y Fría. 

"Están en la parte verde, y la víbora adquiere colores verdosos, es una serpiente pequeña, pero muy venenosa, si comparamos la potencia que pueda tener un alacrán, por ejemplo, por el volumen que inocula, la serpiente puede provocar la muerte en un individuo mayor de 40 kilogramos de peso, en 48 horas, mientras que un alacrán lo hace en 72 horas. 

La Crotalus lepidus klauberi mide máximo noventa centímetros de longitud, los machos son más grandes que las hembras, es de color verdoso y franjas transversales pardas. 

Los machos adultos presentan una coloración verdosa más intensa que las hembras, estas serpientes, tienen en la cabeza una delgada línea clara que se extiende desde el ojo hasta el ángulo de la mandíbula.

Notimex.