Redacción
5 de julio de 2013 / 08:57 p.m.

 En lo que va de 2013, la industria juguetera nacional sólo obtuvo dólares oficiales para importaciones en enero, lo que redujo dramáticamente la oferta, y si la escasez de divisas continúa, los anaqueles de las jugueterías estarán vacíos para Navidad

"Sabemos que a diferencia de los alimentos o las medicinas, los juguetes no son un rubro esencial para que el Gobierno nos dé dólares oficiales. Pero ¿te imaginas una Navidad sin juguetes? Ni siquiera en la peor película de terror", dijo Yelizta Moreno, dueña de una juguetería en Caracas.

Este es el resultado de las políticas en las que abundan palabras como “proteger la producción nacional”, “cuidar el empleo”, “fomentar la industria”… políticas frecuentes en los países que hoy enfrentan dificultades económicas, como Brasil, Venezuela y Argentina.

El férreo control de cambios establece que los importadores deben solicitar al Gobierno los dólares a precio preferencial, ya que Venezuela tiene varios valores para el dólar, una cifra ficticia del mercado de cambios al que sólo se accede según el arbitrio del Gobierno.

El 70% de las ventas en las jugueterías venezolanas se concentra entre noviembre y diciembre. Los comerciantes admiten que están próximos a que se agote el stock de juguetes.

Cada año, el sector necesita unos US$ 200 millones para adquirir los juguetes de marcas mundiales que se comercializan en todo el planeta. Los personajes de cine, la popular Barbie, la línea Disney son productos queridos por todos los niños

Si el gobierno de Venezuela no resuelve el problema, en la próxima Navidad los niños no tendrán juguetes. Hasta ahora, se autorizó solamente el 5% del presupuesto necesario.

El presidente de la Cámara Venezolana de Juguetes, Deporte y Recreación, Juan Franciso González, aseguró: “Estamos en el límite. Si el Gobierno no soluciona el problema, no habrá juguetes en Navidad”.