27 de marzo de 2013 / 06:24 p.m.

El efecto se incrementa y provoca un índice UV extremo si hay nubosidad, reveló la Estación Radiométrica de la Planta Solar del Instituto de Ingeniería de la UNAM

La responsable de las mediciones, Lourdes Angélica Quiñones Juárez, aseguró que en esta época del año se está más expuesto a las emisiones electromagnéticas

En los meses de verano la radiación ultravioleta (UV) alcanza niveles de hasta 42 watts por metro cuadrado en la mayoría de los días, revelan mediciones de la Estación Radiométrica de la Planta Solar del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM.

El efecto se incrementa y produce un índice UV extremo si hay nubosidad, debido a que las nubes no cubren el círculo solar y el fenómeno alcanza mayores niveles, explicó la responsable de las mediciones, Lourdes Angélica Quiñones Juárez.

En esta época del año se incrementa la radiación y se está más expuesto a las emisiones electromagnéticas, por lo que deben tomarse precauciones para evitar quemaduras y, en casos extremos, cáncer en piel, recomendó la universitaria.

La también becaria del II y profesora de la Facultad de Ingeniería (FI), advirtió que en días nublados o cielos parcialmente nubosos, en que la radiación directa es la predominante, “se alcanzan los mayores índices de radiación ultravioleta”, debido a que las nubes actúan como lupas y aumentan el fenómeno.

""La radiación solar global y difusa, la irradiación ultravioleta global y otras variables meteorológicas han sido continuamente monitoreadas desde 2010, en la Estación Radiométrica, instalada al suroeste de Ciudad Universitaria"".

Las mediciones se hacen cada cinco segundos y son registradas en una base de datos por periodos de cinco minutos. La irradiancia solar global se mide con el uso de un piranómetro de banda giratoria, en tanto que la ultravioleta con un radiómetro Eppley, resaltó.

La radiación UV tiene beneficios, pero también es dañina; entre los primeros, se encuentra su uso para la desintoxicación de agua contaminada. ""De hecho, uno de nuestros objetivos es buscar la forma de hacer útil el líquido, y esos rayos tienen la propiedad de degradar materia orgánica, y mediante catalizadores con base en Ti02, el recurso puede ser usado para consumo humano"". También, es importante para que el organismo pueda sintetizar la vitamina D.

Por otro lado, puede causar cataratas y cáncer de piel; es posible que esos niveles de UV provoquen efectos nocivos en la salud y detonen enfermedades como el herpes labial, o cualquier otra a la que uno sea propenso, debido a que es un inmuno depresor, agregó la universitaria.

Además, los materiales artificiales pueden degradarse ante esta radiación, comentó la también secretaria de la Asociación Nacional de Energía Solar, organismo que tiene relación con la Asociación Internacional de Energía Solar y que promueve el aprovechamiento de este recurso en todas sus formas.

Redacción