23 de mayo de 2013 / 10:06 p.m.

 México • A 400 años de haberse estrenado La dama boba  de Félix Lope de Vega, el director Ignacio Escárcega presenta todos los martes hasta el 10 de julio, en el Círculo Teatral de laCiudad de México y a las 20:30 horas, una versión libre de este clásico: Finea en el Papaloapan.

El montaje surgió a raíz de que el autor conoció el texto original siendo estudiante de teatro, y le llamo la atención la historia de dos hermanas –una muy inteligente y otra muy tonta–, que se enamoran del mismo hombre y entran en conflicto entre ellas, dice Escárcega.

“Lope de Vega es un gran conocedor de la condición humana, sabe cómo ciertas emociones afectan nuestras decisiones. Fue un experto para decirnos cómo es la humanidad. Especialmente, la historia de estas dos hermanas está entreverada con sentido del humor e ingenio de los parlamentos, lo cual me hizo sentir una cercanía particular”, explica.

Finea, la protagonista de este montaje, es una mujer que para no moverse del espacio de comodidad que tiene como hija de familia se hace pasar por tonta e iletrada, hasta que descubre el amor y esto la cambia y se convierte en una persona que pugna por defender lo que siente, menciona.

“El texto planteado por Lope de Vega es una historia muy divertida, pero muestra la posición de desventaja en la que siempre se encuentra la mujer, ya sea porque es inteligente o tonta. Lo que hicimos fue releer el texto, explorarlo y lo relacionamos con los sones y décimas jarochas”, explica en entrevista.

Con el trabajo de Camila Villegas, autora de esta versión libre, se articuló una dama boba como la de Lope de Vega, pero en una situación y en un ambiente claramente jarocho: “En los ensayos pensábamos en Tlacotalpan, a la orilla del Papaloapan, justo como el espacio ideal para ambientar esta obra”, comenta.

A pesar de haber ambientado la obra en Veracruz, el también dramaturgo, no encuentra ninguna referencia entre Lope de Vega y Tlacotalpan: “Sólo fue un juego, nuestra puesta en escena no es costumbrista, tenemos una intención moderna, el espectáculo es musical y como parte de la adaptación, Marcial Salinas convirtió varios pasajes de La dama boba en huapangos”, recuerda.

Para Escárcega –quien ha dirigido obras como Tutoriales, de Verónica Maldonado; Los encantos de la culpa, de Pedro Calderón de la Barca; Desnudos, de Joan Casas, y Las Ocupaciones Nocturnas, de Vivant Denon, entre otras– hacer este trabajo los ha llevado a los actores y a él a tener un permanente diálogo con el público, para que la gente sienta que los textos de Lope de Vega son mucho más cercanos de lo que se creen.

Aunque es una versión libre, tanto el director, como Camila Villegas, sí se respetaron los versos originales, sólo hay algunas adecuaciones que respetan la métrica, pero colocan al público en la ambientación buscada: “Es decir, en el texto original se hacen referencias a Madrid o a Toledo, y en nuestra versión se dicen frases como: ‘chinches y alipús, sólo en Veracruz”.

 — EMILIANO BALERINI CASAL