24 de septiembre de 2014 / 03:43 a.m.

El Estadio Morelos fue vetado un partido por la invasión de campo que protagonizaron algunos aficionados de Morelia, quienes externaron su molestia después del 3-2 que Pumas le propinó como visitante.

Los rijosos se resistieron al sometimiento de los uniformados; incluso, en el estacionamiento del recinto hubo golpes entre autoridades e infractores; fueron poco más de 50 los aficionados quienes trataron de tomar la cancha del estadio.

Antes de ingresar al campo, los fanáticos mostraron una pancarta en contra de TV Azteca, con la leyenda "Con mi equipo no se juega".

Además del veto, la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol aplicó 2 mil días de salario mínimo a la entidad moreliana (134 mil 580 pesos).

En el mismo tenor, multa de 67 mil 290 pesos y un partido de veto para Alebrijes, a causa de los incidentes violentos durante el partido contra Necaxa. 

CORTESÍA LA AFICIÓN