14 de marzo de 2013 / 04:21 p.m.

El Campeón de Fórmula Uno Sebastian Vettel y su principal rival Fernando Alonso llegan a la primera carrera de esta temporada el fin de semana con enfoques opuestos hacia la historia reciente.

Uno está tratando de ignorarla, mientras que el otro la está usando como motivación.

Vettel, de Red Bull, entra a la campaña con tres títulos mundiales consecutivos y busca su cuarto, mientras que el español Alonso, de Ferrari, ha llegado a la carrera final con una oportunidad de llevarse el cetro en dos de esos tres años, pero se ha ido con las manos vacías.

Bajo esas circunstancias, se esperaría que Vettel sería el que pensaría en el pasado y el español trataría de olvidarlo — pero es lo opuesto.

A la pregunta el jueves de cómo enfoca la tarea de ganar un cuarto título consecutivo — algo solamente logrado por leyendas como Juan Manuel Fangio y Michael Schumacher — Vettel tuvo una respuesta simple.

"El secreto es no pensar en lo sucedido en los últimos tres años".

Para Vettel, los títulos 2, 3 y potencialmente 4 son básicamente adornos en el pastel, comparados con la tarea de ganar el primero.

"Después de eso, ya no tienes la presión", dijo. "Tú te has probado a ti mismo más que a nadie que puedes hacerlo".

Alonso, dos veces campeón mundial con Renault, no ha conseguido añadir a esa cuenta en sus tres años con Ferrari, pese a estar extremamente cerca en el 2010 y el año pasado. Pero en lugar de tratar de olvidar esas desilusiones, el español las evoca el comenzar esta campaña y acentúa lo positivo.

"Me siento privilegiado por pelear por el campeonato mundial dos veces en tres años. Muy pocas personas tienen la oportunidad de pelear por un campeonato mundial", dijo Alonso. "Perdimos dos veces en la última carrera en tres años y queremos tener la oportunidad de pelear de nuevo por el campeonato mundial, con suerte este año, y con un resultado diferente. Esto es motivación extra para mí y para el equipo".

Los chances de Alonso este año se ven mucho mejores, con Ferrari viéndose más competitivo en las pruebas de pretemporada comparado con el desastroso invierno del 2012.

"Va a ser difícil tener un comienzo peor", dijo. "El invierno ha sido mucho mejor que el del año pasado. Necesitamos arrancar con el pie derecho y con suerte conseguimos buenos resultados para el campeonato. Nadie sabe quién puede ganar en estos momentos".

Ap