Guardiola recordó lo anterior en una entrevista con la web corporativa del fabricante de automóviles Audi como un ejemplo de las dificultades que pueden darse cuando hay muchas estrellas en el vestuario."Con muchas estrellas en la alineación, como tenemos actualmente en el Bayern Múnich o en mi anterior equipo el Barcelona, puedes llegar a situaciones donde la diversidad también puede ser destructiva", dijo Guardiola."Todo el mundo quiere jugar, pero sólo puedes poner a once jugadores en el campo a la vez", agregó.Los que se queden en el banquillo quedan descontentos y a eso se agrega "la presión, por parte de la prensa y de los fans, de tener que seleccionar a determinados jugadores"."Cada vez que dejaba a Messi en el banquillo, por ejemplo, se armaba el lío en Barcelona", remató.
18 de marzo de 2014 / 04:05 p.m.