18 de septiembre de 2014 / 03:35 a.m.

Era la gran oportunidad del debut soñado para Dinho, y terminó en un gran oso al estilo Kleber.