28 de diciembre de 2014 / 11:02 p.m.

DeMarco Murray y Dez Bryant superaron marcas de la franquicia el domingo, en un partido en que los Cowboys de Dallas parecieron practicar para la postemporada y arrollaron 44-17 a los Redskins de Washington.

La actuación de Dallas fue impresionante pero careció de significado para propósitos de postemporada.

Ganaran o perdieran ante Washington (4-12), los Cowboys (12-4) sólo podían descansar la próxima semana con derrotas de Arizona y Seattle.

Los Cardinals cayeron más tarde ante San Francisco, pero los Seahawks se impusieron en San Luis. Dallas debió resignarse al tercer puesto de la Conferencia Nacional, con lo que recibirá a Detroit la próxima semana.

De todos modos, estos Cowboys tienen mucho de qué jactarse.

Murray acumuló 100 yardas en 20 acarreos y rebasó a Emmitt Smith con la marca de más yardas logradas por tierra. Las 1.845 de Murray rebasaron las de 1.773 que Smith logró en 1995.

"No podría alegrarme más por él", expresó Smith. "Se merece este reconocimiento... Estoy orgulloso porque sé lo difícil que es lo que ha conseguido este año, y también porque lo vi recuperarse de algunas lesiones en sus primeros años. Ha superado todo eso y se merece este récord".

Bryant atrapó pases de anotación de 65 y 23 yardas para llegar a 16 recepciones de touchdown en la campaña. Dejó atrás el récord de 15 que Terrell Owens logró en 2007.

¿Y Tony Romo? Tuvo un mes con una foja de 4-0, para dejar atrás las críticas sobre su desempeño en diciembre, cuando solía derrumbarse.

Así, Dallas se coló a su primera postemporada desde 2009.

"Lo hemos logrado frente a los ojos de todos", destacó el dueño de los Cowboys, Jerry Jones. "Básicamente rompimos la liga en diciembre".

Se trata de un cambio respecto de la historia reciente. En el último fin de semana de las tres campañas anteriores, los Cowboys cayeron ante rivales de la División Este de la Conferencia Nacional, para perderse los playoffs con fojas de 8-8.

"He hablado de esto todo el año. Teníamos que crecer y madurar", opinó el defensive end de Dallas, Jeremy Mincey. "Está claro que estas semillas van germinando, y yo estoy muy contento".

AP