19 de febrero de 2015 / 04:20 a.m.

Monterrey.- El Congreso del Estado prendió "focos de alerta" y pidió a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios realizar operativos de vigilancia sanitaria sobre los servicios que prestan clínicas de cirugía plástica y estética en Nuevo León, para evitar casos de negligencia médica y poner en riesgo la vida de los ciudadanos.

Durante la sesión ordinaria, el diputado Guadalupe Rodríguez Martínez, del PT, pidió además que la autoridad federal emprenda una amplia campaña de difusión en los medios de comunicación y redes sociales para proteger a la población contra riesgos sanitarios.

Entre los resultados destaca que por no contar con aviso de funcionamiento o registro sanitario fueron sancionados un total de 102 establecimientos de cirugía estética o cosmética en todo el país, lista que está publicada en el portal oficial de internet de la Cofepris.

"Lo que nos llama la atención, con base en la información proporcionada por el comisionado federal, es que durante los últimos dos años se han reportado tres muertes (dos por liposucciones y una por lipoescultura) en clínicas que no cuentan con registro oficial o en hospitales donde fueron intervenidas por personal no acreditado", mencionó Rodríguez Martínez.

El diputado petista señaló que el titular de la Cofepris, Mikel Arriola, advirtió que la publicación de la lista de los establecimientos irregulares ayudará a informar y a prevenir a los pacientes y usuarios de los sitios que carecen de licencia sanitaria y que representan un riesgo para la salud.

"De acuerdo con la Cofepris, Nuevo León mantiene bajos estándares en cuanto a negligencia médica en materia de cirugías estéticas o tratamientos de belleza.

"Lo anterior fue informado al presentar los resultados de la Estrategia de Vigilancia Sanitaria de los servicios que prestan las clínicas de cirugía plástica y estética, así como los consultorios médicos adyacentes a farmacias, con el objetivo de proteger a la población contra riesgos sanitarios", dijo.

Ante tal situación, agregó, se debe reconocer que en Nuevo León es donde han ocurrido dos de los tres casos de fallecimientos de mujeres por cirugías estéticas, por lo cual resulta cuestionable que el estado sea calificado con bajos estándares de negligencia médica.

El abril del año pasado, una mujer de 34 años de edad falleció luego de ser sometida a una lipoescultura en el Centro Quirúrgico Nogalar, ubicado en el municipio de San Nicolás.

El pasado 11 de febrero de este año, otra mujer de 40 años falleció cuando le practicaban una liposucción de abdomen, cadera y aumento de glúteos en el Centro de Especialidades Médicas, ubicado en la colonia Obispado de Monterrey.

En el primer caso, el médico procesado por la muerte de la paciente se encuentra amparado por el Juez de Control, por lo que sigue ejerciendo su profesión.

El diputado dijo que en el segundo caso, la Procuraduría General de Justicia del Estado mantiene abierta la carpeta de investigación hasta recibir los resultados de la autopsia, para poder determinar las causas y fincar las responsabilidades de tipo penal.

"El incumplimiento de la normatividad debe sancionarse, pues no es posible que clínicas de belleza engañen o pongan en riesgo la salud o provoquen la muerte, ya sea por no contar con personal profesional, recetar productos caducos o vender pastillas a granel elaboradas en patios o garajes de casas o con sustancias prohibidas que dañan al sistema nervioso central, al hígado y riñón.

"Como Poder Legislativo debemos tener en cuenta que la prestación de servicios médicos y atención hospitalaria, tanto del sector privado como del público, han convertido a Nuevo León en un polo de desarrollo médico, siendo la medicina estética una de las ramas de mayor demanda", indicó Rodríguez Martínez.

Por su parte, los diputados Carolina Garza, del PAN, y José Juan Guajardo, del PRI, respaldaron la propuesta.

"Creo que están abusando de hacerse pasar como profesionales, pero que sin tener esas credenciales y una carrera, ni maestría, doctorado o ser expertos, juegan con la salud de las mujeres que sin tantos recursos económicos pueden tener buenos resultados como si estuvieran yendo a una buena clínica", comentó Garza.

FOTO: Especial

EDUARDO MENDIETA SÁNCHEZ