REDACCIÓN
14 de octubre de 2014 / 03:27 p.m.

El ucraniano Vladimir Klitschko, campeón del mundo del peso pesado FIB, OMB, OIB y AMB, sufrió un nuevo ataque contra su persona, esta vez lanzado desde una lancha motora mientras practicaba pádel surf en el (lago) Intercoastal Waterway de Florida.

De nueva cuenta su agresor fue el también boxeador Shannon Briggs, de 42 años, quien sigue empeñado en acosarlo para lograr que el ucraniano acceda a medirse con él en el ring.

"Está loco", asegura Klitschko, que se ha trasladado a Austria para completar los preparativos de su combate contra el búlgaro Kubrat Pulev del 15-N en Hamburgo, "su embestida fue mucho peor de lo que parece en el video. Fue dando vueltas a mi alrededor y se acercó tanto que acabó haciéndome caer al agua".

Por su parte, Briggs ha declarado al portal Boxing Scene que seguirá acosando a Vladimir y revelado que "sobornamos a los 'paparazzi' para que nos diga por dónde su mueve para ir a por él".

"No queríamos matar a Vladimir, pagamos 600 dólares por el alquiler de la lancha y le mojamos un poco. Mi sobrino lo filmó todo, pero en ningún caso queríamos matar a Klitschko", añadió.

Klitschko tiene muy claro que Briggs ya pasó la línea de lo serio a lo peligroso y no lo va a soportar.

"No he denunciado a Briggs, aunque ha traspasado una línea peligrosa. Eso ya no fue una broma y habría que protegerlo de sí mismo para evitar que se le vaya todo de las manos", también manifestó Vladimir.

Y Shannon Briggs, que ha colgado las imágenes del ataque acuático en su Instagram, ha explicado por su parte que "tuve una llamada desde el entorno de Klitschko, me amenazaron de muerte y me dijeron que habría problemas si yo osaba presentarme en Hamburgo".

"Eso demuestra que voy rompiendo su resistencia. Tengo más vídeos, pero no los enseño porque no quiero acabar en la cárcel. Continuaré buscándole las cosquillas hasta que boxeemos", agregó.

Briggs no es aspirante oficial al cetro, pero quiere pelear con Vladimir, de 38 años, como sea, a poder ser en Brooklyn, en pulso financiado por el multimillonario Donald Trump.