JESÚS QUEZADA
20 de noviembre de 2014 / 03:11 a.m.

 

Aunque se ha dicho que la cancha del estadio Volcán es una de las aduanas más complicadas del futbol mexicano, los Diablos Rojos del Toluca son la excepción a esta regla, desde 2009 no caen en San Nicolás de los Garza y esperan ampliar esta racha a la decena de años sin perder ante los felinos en suelo norteño.

 

Sin embargo, los choriceros saben que las estadísticas no cuentan en los partidos, por eso trabajan para contrarrestar a un equipo bien equilibrado como Tigres, y de paso, para quitarse la presión que ejerce la afición felina.

 

“La estadística siempre eso, estadística, nosotros nos enfocamos en este juego, lo que pasó atrás no importa, este torneo debemos hacer lo de siempre para sacarlo adelante. La gente apoya, hace su partido, es afición que todo el partido alienta pero si el equipo local no va bien también los abuchean, los ataca, tenemos que jugar con esa afición también. A veces es más presión estar de local por la gente que te exige y eso lo deben sentir más ellos que nosotros”, expresó el zaguero de los Diablos, Oscar Rojas.

 

Los rojos conocen del plantel y la experiencia de muchos jugadores del equipo norteño, pero prefieren enfocarse en su propio esquema pues detallan que si cumplen al pie de la letra lo que les indique su estratega, seguro se quedarán con las tres unidades.

 

“Un partido complicado, contra un rival que juega bien, defiende mejor y por eso está arriba en la clasificación, pero lo importante es lo que hagamos nosotros, el trabajo que vayamos hacer allá y enfocarnos más en eso”.

 

En la línea de la defensa el trabajo es minucioso, han estudiado al ataque de Tigres y saben dónde está la clave para detenerlos. “Nos ocupa hacer buenos recorridos, buenas coberturas, sabemos que por fuera tiene hombres importante que desequilibran e el mano a mano, pero el equipo ha trabajado en intensidad y trabajo para suplir eso y enfrentar bien a los rivales”.

 

IMPORTANTES PUNTOS 

Los Diablos Rojos del Toluca saben que el duelo de este sábado por la noche tiene muchos intereses, nos solo son tres unidades, es la posibilidad de quedarse con el liderato general y de amarrar pase a Copa Libertadores.

 

“Nuestro primero objetivo es la liguilla, empezar lo más arriba posible y si la combinación de resultados se da y ganando quedamos en primer lugar cumplimos nuestro primero objetivo, ya ahí seguro amarramos Copa Libertadores y es otra meta trazada en el club, por eso el equipo sabe la importancia de este partido, porque podemos llegar bien a la liguilla, en una buena posición y la Libertadores el torneo que viene”.

 

Y añadió: “es muy importante para la institución estar en justas internacionales, tenemos jugadores que han participado en la Copa Libertadores y comentan que es un torneo que se vive diferente con los equipos sudamericanos y todo el plantel lo quiere vivir”.

 

SIEMPRE HAY PRESIÓN

La escuadra escarlata no vive con presión distinta este cierre de torneo, pues detallan que están en un club que no permite margen de error, en un plantel donde los ligares están muy pelados y en que el estratega, José Cardozo, es un perfeccionista del esquema que les plantea. Por todo ello, Oscar Rojas detalló que la presión siempre existe en el vestidor rojo, pero también han sabido canalizarla para bien y los resultados están en la cosecha de puntos.

 

“Todo el torneo estuvimos presionados de estar arriba, este equipo no te permite un partido malo, por la institución y el entrenador que tenemos no se permite un partido malo y la presión siempre está a tope”.

 

Los Diablos Rojos entrenaron a puerta cerrada en el estadio Nemesio Diez y se espera que este día se incorporen los seleccionados por Paraguay Paulo da Silva y Edgar Benítez, así como los llamados por México, Alfredo Talavera y Miguel Ponce.