6 de abril de 2014 / 03:37 a.m.

El fantasma del Clásico se apareció en Pachuca por seis minutos. Fue el comienzo más duro del Rebaño. Pero este equipo conjuntamente con el talento de La Volpe sacaron fuerzas de flaqueza y le dieron la vuelta a un duelo complicado.

Chivas no fue espectacular, e inclusive cuando peor jugaban hicieron los goles de la victoria. La consigna de La Volpe dice que cuando no hay individualidades que marquen la diferencia, el trabajo en equipo saca adelante los proyectos. La Volpe empezó con el pie derecho.

Pachuca 1, Chivas 3.

Los primeros minutos fueron una continuación del Clásico. Dos llegadas de peligro y un gol en contra. Chivas parecía el mismo indolente que se comió cuatro ante el América.Enner Valencia, el ecuatoriano goleador del Pachuca, festejaba su décimo gol del torneo ante un error monumental de Pereira, uno más, que termina en gol.

Pero el Rebaño no bajó los brazos. Se metieron al partido y pusieron la balanza equilibrada. El partido se puso interesante y de pronto llegó el empate. Centro al área de Néstor Vidrio que Giovani Hernández Neri conectó con sutileza para vencer al Conejo Pérez, el empate llegó a los 15 minutos y con más de 75 minutos por delante.

El duelo se puso interesante, los dos equipos tenían sus oportunidades, mientras por el Pachuca Pajoy tiró muy desviado, por la visita la más clara fue al 38 cuando Hernández Neri proyectó a Aldo de Nigris, quien se perfiló y antes de fusilar al Conejo un defensa le quitó el esférico al regiomontano.

El complemento no fue el mejor del Rebaño, o de menos los primeros 20 minutos. Los rojiblancos no podían encontrarse en la cancha. El Pachuca estaba más fuerte, pero no llegaba con plenitud al área de los visitantes. La Volpe intentó recuperar el partido metiendo al Tepa Solís y sacó al hombre gol. No hizo modificaciones, fue un cambio hombre por hombre. Otra variante que mandó al terreno de juego fue Fernando Oso González para mandar al Tepa a la lateral y darle amplitud al medio campo rojiblanco.

Los movimientos no daban nada al partido. Ninguna jugada de ligero peligro en el área del Conejo Pérez, todo el segundo tiempo era un día de campo para el ex portero del Cruz Azul.

El Rebaño estaba fundido, no llegaba ni por error hasta que el Negro Esparza se soltó y galopó. El lateral derecho se fue hasta el fondo del corredor, perdió el balón y lo recuperó. Le dio el balón a Aldo de Nigris quien antes de buscar el arco le dio el balón a Fierro quien le dio la vuelta a un partido que se le iba al Rebaño.

Chivas tenía suerte, pues al 90 Zaldívar le toca la pelota a Fierro y el de Sinaloa se perfiló al área y tiró con potencia pero el Conejo detuvo el tiro, pero Cortés el defensa del Pachuca en su intento por despejar la clavó en su arco. El tercero del Rebaño y el primer partido donde lograron darle la vuelta a un partido por primera vez en el año. El gigante está de vuelta. Chivas volvió y está jornada vuelve a la zona de Liguilla.

JESÚS HERNÁNDEZ