5 de enero de 2015 / 12:07 a.m.

 

En junio próximo, Cuauhtémoc Blanco dirá adiós a las canchas para dedicarse a la dirección técnica y cumplir su sueño de ser el seleccionador nacional en un mundial y para ello tiene la influencia de Marcelo Bielsa, Manuel Lapuente, Leo Benhakker y Ricardo Lavolpe.

"Ahorita te puedo decir que me retiro en junio y a la mejor y no (es así), uno no sabe. Lo más importante es disfrutar estos seis meses que me quedan y si me retiro me iré feliz y contento, y dejar al equipo de Puebla en primera División y meterlo a la liguilla", expresó.

Blanco acudió está tarde a un centro comercial donde inauguro una muestra fotográfica dedicaba en su honor por el Movimiento Grandes Valores.

Tras colgar los botines, viajará a Europa a aprender durante unos tres meses y regresar como entrenador. "Me gustaría ser (un técnico) ofensivo", asentó.

Cuestionado sobre el perfil que sería, respondió que le ha gustado mucho como dirige "El Loco" Bielsa. "De todos tienes que aprender, pero no me puedo conformar con eso".

Agregó que ha tenido excelentes entrenadores como (Manuel) Lapuente. Benhakker y el mismo La Volpe, "son excelentes entrenadores. De todos tengo que agarran un poco".

A pesar de las antagónicas diferencias que tuvo con La Volpe, incluso el estratega lo dejo fuera de la Copa del Mundo Alemania 2006, expresó que es un excelente entrenador, "simplemente lo que me hace falta es tener un poquito más de trato como entrenador".

Durante la entrevista nunca expresó abiertamente su sueño de dirigir a sus queridas Águilas de América, "tengo que ir picando piedra desde abajo, en un equipo de la Primera A y esperar que me vaya bien y si se da la oportunidad, pues adelante".

Pero fue claro en sus aspiraciones con el Tricolor: "cuando estás de entrenador el objetivo es ganar y llegar a la selección, que es lo máximo. Dirigir a la selección mexicana y en un mundial, es el objetivo de todo entrenador".

NOTIMEX