16 de julio de 2014 / 12:48 a.m.

La podóloga aprueba el examen del polígrafo.

 

El entrenador argentino Ricardo La Volpe se negó a usar el detector de mentiras (o polígrafo) en la investigación sobre acoso sexual, que le costó su puesto como entrenador de Chivas hace 3 meses.

Por su parte su acusadora, la podóloga Belén Coronado, accedió a realizar la prueba, misma que aprobó, lo cual significa que no mintió.

Se dio a conocer que el departamento jurídico del “Rebaño Sagrado”, agregaría los resultados de la prueba al expediente de la demanda contra el ex timonel de la selección mexicana.

RAFAEL RIVERA