1 de agosto de 2013 / 11:48 p.m.

 México • La sonda espacial Voyager 1 de la NASA se encuentra a menos de un año de abandonar el sistema solar, tras ser lanzada al espacio hace más de 36 años con el objetivo de explorar los secretos del medio interestelar.

“El Voyager 1 está muy cerca, tal vez a menos de un año, de encontrar la frontera de la Helióesfera e incursionar en el medio interestelar y así convertirse en el primer objeto hecho por el hombre en salir del sistema solar”, señaló el doctor José Francisco Valdés, investigador en ciencias espaciales del Instituto de Geofísica de la UNAM y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

La sonda está explorando una región hasta ahora desconocida de la Helióesfera, que se conocecomo la burbuja de partículas bajo la influencia del viento solar y cuyo campo magnético se extiende más allá de la órbita de Plutón, el planeta enano más alejado del Sol, según anunciaron en la revista Science, los especialistas que analizan la información de la nave.

Ed Stone, principal científico del proyecto, reportó que la nave se encuentra en estos momentos a 18 mil millones de kilómetros del Sol, en una zona que ha sido llamada Depletion Region (Región de Supresión).

“Estamos revisando esta extraña y última región antes de llegar al espacio interestelar (…) Si se analizan solo los datos de los rayos cósmicos y las partículas energéticas, se pensaría que la nave ha dejado la zona de influencia del Sol, pero cuando revisamos los datos del campo magnético nos damos cuenta que aún estamos bajo la influencia de nuestra estrella”, dijo Stone.

La sonda Voyager 1 fue lanzada al espacio el 5 de septiembre de 1977 desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida. Es una de las misiones más largas de la NASA y uno de cuyos propósitos es explorar los secretos del medio interestelar, que es el espacio existente entre las estrellas de una galaxia donde hay 99 por ciento de gas, constituido por hidrógeno y helio, y 1 por ciento de polvo.

Tras participar en la 33 Conferencia Internacional de Rayos Cósmicos, que se realizó del 2 al 9 de julio en Río de Janeiro, Brasil, José Francisco Valdés consideró que se podrá confirmar que Voyager 1, ha abandonado la Helióesfera, cuando la nave deje de recibir información de los campos electromagnéticos del sol.

"Los cambios observados en las partículas energéticas constituyen un anuncio de esta frontera, desde donde están filtrándose ya algunos rayos cósmicos galácticos de bajas energías (decenas a centenas de megaelectrovoltios), que no logran colarse hasta las regiones más internas de la cavidad solar, debido a los intensos campos electromagnéticos de ésta".

Para confirmar que la nave ha salido del sistema solar, los investigadores necesitan registrar la desaparición de partículas cargadas provenientes del Sol, la intensificación de los rayos cósmicos, y por último dejar de registrar el campo magnético de nuestra estrella.

Aunque desde hace tiempo las mediciones de los rayos cósmicos, parecieran decir que se cruzó la frontera, en realidad los datos del campo magnético y el plasma no lo confirman, explicó Valdés Galicia.

La sonda Voyager 1 ha recorrido gran parte del Sistema Solar y desde 2004 explora la última frontera, llamada heliopausa, por lo que los científicos espaciales esperan que la nave deje de recibir información proveniente del Sol y reciba datos del medio interestelar.

Lo que el investigador mexicano, considera el descubrimiento más sorprendente pues se trata de señales de una nave espacial que se encuentra a 130 unidades astronómicas de la Tierra.

"Esto es, 130 veces más lejos del Sol que donde se encuentra nuestro planeta. Lo primero que debiera maravillarnos es la precisión de la tecnología actual de comunicaciones, que ha producido antenas capaces de localizar al Voyager 1 a esa distancia”, concluyó.

 — FANNY MIRANDA