JAIME GARZA 
4 de marzo de 2014 / 07:59 p.m.

Jonathan Orozco conoce sus defectos como portero y trabaja sobre ellos, pero no descartó que pudiera haber algo más que los últimos seleccionadores no le han comentado para mejorar sus condiciones y con ello recibir más convocatorias al Tri.

Aunque en un tono realista reconoció que los arqueros convocados en la actualidad son los mejores, Orozco continúa preparándose lo mejor posible para ser tomado en cuenta en la Selección Nacional, no obstante, aclaró que tampoco le obsesiona.

Además, agradeció los elogios que recibió de su técnico Carlos Barra y del apoyo de la afición.

"Estoy muy agradecido con las palabras de Barra como de la demás gente, sobre todo de la afición que siempre tiene ese apoyo hacia mi persona. Pero como lo dije la semana pasada, están los que tienen que estar.

"Uno trabaja para estar bien en su club, pero tampoco me obsesiona o me quita el sueño. Tengo que seguir mejorando en lo que me cuesta, en lo que me falla y a lo mejor ahí veremos, pero lo más importante es sacar al Monterrey de donde está", dijo.

Jonathan comentó que con el único entrenador que tuvo una charla de frente fue con Víctor Manuel Vucetich durante su fugaz paso por la Selección.

¿Qué te falta hacer para llenarle el ojo a Miguel Herrera?, ¿por qué no confían en ti?

"No lo sé, eso habría que preguntárselo a los entrenadores. Con el único entrenador que realmente tuve una plática frente a frente fue con Vuce por la confianza, por la amistad y porque siempre hemos hablado de frente. Y él fue claro conmigo cuando estaba lesionado del hombro: 'si estuvieras al 100 otra cosa sería', me dijo. Pero la verdad que ningún entrenador me ha dicho: '¿sabes qué? Me gusta esto o me gusta esto otro'. Hay que mejorar aún más y sobre eso iremos levantando la mano más fuerte".

"Si me dicen en qué debo mejorar ya sabría en qué debo mejorar, obviamente sé cuáles son mis virtudes y defectos y sabré trabajar en ellas, pero a lo mejor hay otras cosas que yo no esté viendo", agregó.