5 de septiembre de 2013 / 12:41 p.m.

México • En una controvertida y excéntrica plática, tres afamados doctores discuten de las características de un virus peligroso llamado “homosexualismo gay”, que ha dividido a la sociedad del mundo en opiniones intransigentes e infectadas las buenas costumbres, el matrimonio decente, el pudor y la moral social. Entonces buscan eliminar los estigmas sociales de este virus infeccioso a través de “Gay’s anatomy”, un montaje que propone una milagrosa cura para este “mal social”.

Con el uso del doble sentido, la burla de los estereotipos y varios números musicales, esta puesta en escena de la compañía Cabaret Misterio reúne los “conocimientos” de esos médicos —interpretados por Andrés Carreño, Víctor de León y Leopoldo Bernal— en su búsqueda de una solución para la “epidemia gay”.

 

En la obra, los médicos se valen de la utilización de métodos “profesionales y científicos”, que incluyen el uso de choques eléctricos y bozales, para combatir la homosexualidad. Para que quede claro el daño del “virus rosa”, ofrecen ejemplos como las conversaciones entre Batman y Robin sobre “salir del clóset” y el amaneramiento; la vida de Beto y Enrique, marionetas de Plaza Sésamo, así como de lo que sucede en una cantina en el norte de México.

 

Durante la presentación de la obra a la prensa, Andrés Carreño, el escritor, hizo mención de que este montaje surge como una denuncia de la intolerancia y del abuso generados por la homofobia: esta “es una situación que se vive en todo el mundo, y en México también. La idea surge porque sigue habiendo intolerancia, abuso de parte de las autoridades, de las sociedades y de los mismos integrantes de la comunidad gay, sin darle solución alguna a esta problemática”, comentó.

 

“Gay’s anatomy” comenzó a tener presentaciones desde hace un año: en las Muestras Escénicas del Gobierno del Distrito Federal, después en dos temporadas en Teatro Bar El Vicio, y ahora llega al Foro A Poco No, en donde abrirán temporada a partir de este jueves 5 de septiembre.

 

Leopoldo Bernal comentó que “en presentaciones anteriores la obra ha tenido respuestas favorables entre sus espectadores. Es una obra que con un toque de humor permite que gays y heterosexuales se diviertan y entiendan un poco mejor las cuestiones de este problema”.

 

Desde 1973, la homosexualidad dejo de ser manejada en los manuales de psiquiatría como una enfermedad; sin embargo, sigue siendo un estigma muy presente en nuestra sociedad, debido a que sigue habiendo intolerancia hasta en las propias familias mexicanas, que aún son muy conservadoras.

 

En conferencia de prensa, los actores comentaron que la homofobia se ha desatado con mayor intensidad desde que en la ley se reconoció los matrimonios entre personas del mismo sexo; de igual manera, mencionaron que las mismas autoridades no se han hecho realmente responsables de resguardar a este sector de la sociedad: “El homosexualismo es un asunto en el que realmente las autoridades no se quieren involucrar porque ningún jefe de Gobierno ha querido tener presencia en la inauguración de alguna marcha gay que cada año se realiza. A diferencia de Nueva York, ni el mismo Marcelo Ebrard lo hizo, y ahora tampoco lo han hecho. Este término de ciudad Gay friendly es entre comillas”.

 

Sin duda, “Gay’s anatomy” busca, a partir de la ridiculización de algunos estereotipos sociales, la cura a la discriminación y a los estigmas planteados por una sociedad intransigente que permanece en pleno siglo XXI.

 

“Gay’s anatomy” se presentará todos los jueves, a partir del 5 de septiembre y hasta el próximo 24 de octubre, a las 20:30 horas, en el Foro A Poco No, República de Cuba núm. 49, Centro Histórico, a dos calles de la estación Allende de la Línea 2 del Metro.

 — LILIANA ARTEAGA