4 de febrero de 2013 / 04:00 a.m.

El compositor más emblemático de la ópera alemana fue recordado con un magno concierto, que estuvo integrado por los momentos corales y orquestales más significativos de su obra.

Ciudad de México • El Palacio de Bellas Artes celebró este domingo el bicentenario de Richard Wagner (Leipzig 1813, Venecia, 1883), uno de los grandes compositores de todos los tiempos que, con su creación, contribuyó al desarrollo de la ópera en el mundo.

El compositor más emblemático de la ópera alemana fue recordado con un magno concierto, que estuvo integrado por los momentos corales y orquestales más significativos de su obra, representados por sus obras: Der fliegende Holländer, Tannhäuser, Lohengrin, Die Meistersinger von Nürnberg, Tristan und Isolde y Parsifal.

Bajo la dirección de musical de Niksa Bareza (Split, 1936), quien ha sido invitado a las más importantes casa de óperas como el Teatro Comunale, de Florencia; el Bayerische Staatsoper, de Munich; y el Teatro alla Sala, de Milán;el público del Palacio de Bellas Artes escuchó la versión original estrenada en México en 1843, de la Obertura de Der fliegende Holländer.

Asimismo, ovacionó fuertemente, la esencia de partitura de la ópera Tristan und Isolde, que en 1945 se estrenó en este recinto; así como Lohengrin, la primera ópera de Wagner, representada en México por la compañía de Ópera Italiana de Napoleone Sieni.

En esta única función, tuvieron una participación espléndida tanto la Orquesta como el Coro del Teatro de Bellas Artes, éste último fundado en 1938. Por lo que en este 2013 está celebrando sus 75 años de alternar con figuras del nivel de Maria Callas, Giuseppe Di Stefano, Irma González, Plácido Domingo, Gilda Cruz-Romo, Luciano Pavarotti, Ramón Vargas y Rolando Villazón.

LETICIA SÁNCHEZ MEDEL