3 de enero de 2014 / 05:49 a.m.

El profundo de los San Diego Chargers, Eric Weddle, estaba cansado de no llegar a los playoffs. Eso le dio la autoridad de tomar una de las decisiones más arriesgadas en la historia reciente de la NFL. Weddle tomó el crédito.

"Si hubiéramos llegado a los playoffs el año pasado, ¿hubiera tomado el riesgo? Probablemente no", se le preguntó a Weddle sobre su ahora famosa decisión de hacer un engaño de patada de despeje en 4ta y 2 en tiempo extra contra los Kansas City Chiefs, según U-T San Diego.

Se le ha puesto correctamente mucha atención a la falla de los oficiales que le ayudó a San Diego a llegar al tiempo extra en primer lugar. El acarreo de Weddle también ha sido controversial porque parece que soltó el balón hasta que los oficiales marcaron que su máximo avance terminó. Esos temas han desviado la atención sobre una de las decisiones más locas de las que tengamos memoria.

Con un lugar hacia los playoffs en la línea, Weddle, quien no es entrenador, tomó la decisión de hacer el engaño de patada de despeje en la yarda 28. Si los Chargers hubieran fallado, su temporada casi seguramente hubiera terminado.

El entrenador de equipos especiales Kevin Spencer le dio a Weddle la luz verde para tomar la decisión, dependiendo de lo que viera sobre la formación de los Chiefs. Weddle tomó el riesgo. El tackle ofensivo, Jeromey Clary, dijo que nunca hubiera tomado esa decisión.

Por un momento, el entrenador en jefe Mike McCoy no estaba feliz de la decisión. Empezó a gritarle a Spencer.

"Pensé que habíamos soltado el balón", dijo McCoy; "yo estaba (enojado)".

Fue una decisión que pareció ser la más arriesgada desde que Sean Payton eligió patear corto al inicio de la segunda mitad del Super Bowl XLIV. Los números dicen que no fue tan loco.

El sitio de internet AdvancedNFLstats.com dio a conocer los porcentajes. Aunque fue un movimiento arriesgado, los datos dicen que en el peor de los casos fue tan costoso como una decisión en el volado en términos de las opciones de San Diego de ganar el juego.

No importa lo que los números digan, será una de las jugadas que serán recordadas por un largo, largo tiempo (especialmente si los Chargers ganan un par de juegos en los playoffs).

REDACCIÓN