29 de abril de 2014 / 10:00 p.m.

Xoloitzcuintles tuvo éxito rápido una vez que ascendió a Primera División luego de conseguir la permanencia tras la destitución de Joaquín Del Olmo del cargo de la dirección técnica. Las cosas se habían complicado y aunque, les dio el ascenso era obvio que tenían que haber un cambio para mejorar.

Llegó así Antonio Mohamed y Liguillas consecutivas para levantar el Título de Liga, así pues la gente y el propio equipo se acostumbró a ganar, sobre todo los jugadores que habían formado parte del campeonato de la división inferior. Tras un año de decepciones en el torneo local, ya era tiempo de meterse a la lucha por el campeonato.

"(Estamos) contentos," dijo Javier Marcelo Gandolfi. "La verdad que fue un fin de semana muy largo, la espera no estaba presupuestada pero se dio que no pudimos cerrar bien aquí en casa y tuvimos que esperar resultados, pero estamos donde queríamos que es la Liguilla, teníamos tiempo sin jugarla, (estamos) con muchas ganas, ansioso en lo personal."

Lo que sí ha sucedido por primera vez es que la afición canina se ha metido con los jugadores rojinegros, ya sea porque consideran que no "sienten" la camiseta o porque no les han salido las cosas en la cancha, como a Hérculez Gómez o cuando Cirilo Saucedo tuvo un error que costó un gol de igual forma lo presionaron en su propio estadio y, a Jaimen Ayoví por una falla el viernes anterior no dejaron de abuchearlo.

Javier Gandolfi habló al respecto haciendo un llamado a los seguidores caninos.

"Cada uno opina porque es libre y paga un boleto pero si algo teníamos bueno aquí en Tijuana era el apoyo de la gente, entonces cada jugador que le toca entrar a la cancha trata de dejar ciento diez por ciento para el bienestar de todos, entonces sería bueno que la gente nos apoye como lo ha hecho a lo largo de nuestra historia."

Cerró comentando que un jugador que es silbado constantemente no se desenvuelve igual dentro del terreno de juego que uno al que se le apoya, por lo que el defensa central y capitán pidió a la afición fronteriza su respaldo.

TONY ALVAREZ