23 de abril de 2012 / 12:25 p.m.

Sinead O’Connor anunció la suspensión del concierto que tenía previsto ofrecer hoy en Zúrich (Suiza), así como del conjunto de su gira 2012, alegando un trastorno bipolar que afecta a su salud.

“Lo lamento mucho, debo anunciar que tengo que cancelar toda la gira del año porque estoy muy enferma debido a un trastorno bipolar”, explicó la cantante a través de su página web.

“Como todos saben tuve una crisis nerviosa muy grave entre diciembre y marzo, y mi médico me había aconsejado que no fuera de gira, pero no quería fracasar o defraudar a nadie, ya que la gira estaba vendida para coincidir con la salida del (nuevo) álbum”, señaló O’Connor, de 45 años.

La cantante consideró en su breve mensaje a sus seguidores que fue “muy estúpido ignorar el consejo” y subrayó que fue en su “detrimento, al intentar ser más fuerte de lo que realmente soy”.

“Pido perdón sinceramente por las dificultades que esto haya podido causar. La gira será cancelada y realmente espero y planeo aparecer en el homenaje a Curtis Mayfield en el Lincoln Centre (de Londres) en julio”, concluyó la irlandesa.

El mes pasado, O’Connor también pospuso por motivos de salud su presentación en el Festival Cumbre Tajín de Veracruz, México.

En un comunicado, los organizadores del evento cultural indicaron que Sinead O’Connor “sufrió un episodio de agotamiento clínicamente diagnosticado, que la imposibilitó viajar” a México.

La popular intérprete alcanzó fama mundial gracias a la canción “Nothing Compares to You”, de 1989 y en los últimos años ha sido más notoria su vida personal que su trayectoria profesional.

Por ejemplo, fue ordenada como sacerdote hace dos décadas por un obispo católico disidente y en 2000, coincidiendo con el lanzamiento de su disco Faith and courage, reveló que era lesbiana.

Sin embargo, hace un año anunció que buscaba compañero sentimental por Internet y expresó su preferencia por hombres que practicaran sexo anal.

En diciembre pasado dio a conocer su cuarto matrimonio, que tuvo una duración de tan sólo 16 días.

 EFE