CORTESÍA LA AFICIÓN - @MMDEPORTESMX
2 de marzo de 2016 / 12:58 p.m.

Saúl "Canelo" Álvarez no se harta que le pregunten tanto sobre Gennady Golovkin.

"Claro que no. Me gusta porque será una pelea grande", replicó el campeón mexicano de peso mediano.

En teoría, el motivo de la rueda de prensa de Álvarez el martes en Nueva York era la promoción de su combate contra Amir Khan, el 7 de mayo en Las Vegas.

Pero inevitablemente casi todas las preguntas se enfocaron en Golovkin, el invicto ucraniano que ganado sus últimas 21 peleas por la vía del nocaut.

¿Cuál es el obstáculo? ¿Será en septiembre de este año?

Álvarez subrayó que la tan anhelada pelea entre los dos exponentes del peso mediano se hará realidad.

"Esa pelea se va a dar, pero son peleas que necesitan tiempo para su negociación", afirmó Álvarez. "No son peleas que se pueden dar tan rápido, porque hay muchas cosas por detrás. Pero se va a dar porque es una de las peleas que quiero, una de las peleas que le quiero dar a la gente".

En eso coincidió su promotor Oscar De La Hoya.

"Será una pelea que superará a Manny Pacquiao contra Floyd Mayweather", vaticinó. "Es una pelea que ofrecerá acción y un nocaut. Es solo cosa de tiempo".

Los mensajes de paciencia no consuelan a "Triple G", como se le conoce al ucraniano, quien no ocultó su fastidio cuando supo que Álvarez había pactado enfrentar a Khan.

Golovkin no tuvo otro remedio que aceptar una defensa obligatoria de su título de la Federación Internacional de Boxeo ante Dominic Wade el 23 de abril en Inglewood, California.

La pelea Álvarez-Khan se disputará en un peso intermedio de 155 libras, uno que favorece al mexicano. El británico, en cambio, deberá subir de las 147.

"No es una pelea que beneficie al boxeo", se quejó Golovkin el mes pasado. "Amir Khan no es malo, (pero Canelo) lo va a vapulear... Hay una enorme diferencia en cuanto a físico. Yo quiero que me den una oportunidad".

¿La respuesta de Álvarez? Que no se desespere, y se puso como ejemplo de paciencia.

"Son peleas que he tenido la experiencia que deben tomar tiempo para que se puedan dar. Con Miguel Cotto tomamos tres años, pero al final se dio", dijo Álvarez, al referirse al triunfo sobre el púgil puertorriqueño en noviembre pasado, la última vez que subió a un ring.