AGENCIAS
6 de marzo de 2016 / 12:20 a.m.

Miesha Tate se convirtió el sábado en la nueva campeona de peso gallo de la UFC, después de la pelea femenina más larga de la categoría en la historia de la UFC. En un combate posterior, Nate Diaz derrotó a Conor McGregor en dos asaltos tras una espectacular remontada.

Tate consiguió la victoria en un quinto asalto con una llave de pie y por la espalda de Holly Holm, y cuando su rival intentó zafarse apretó más en la garganta.

Holly Holm se desvaneció y pareció quedar inconsciente por la llave de estrangulamiento que le aplicó Tate. Holm volvía a estar en pie poco después, y Tate elogió a su rival derrotada.

"No hay mucha gente que no se hubiera rendido", dijo Tate. "Cayó como una campeona".

Holm empezó bien su primer combate desde que derrocó a Ronda Rousey con un nocaut por una demoledora patada en la cabeza el pasado noviembre. En las tres primeras rondas, la defensora del título abrumó a Tate con puñetazos. Pero todo cambió cuando Tate hizo un intento desesperado de imponerse y se colocó a la espalda de Tate. Holm peleó con fiereza para liberarse, pero terminó sucumbiendo.

También Diaz empezó su combate recibiendo varios golpes fuertes que hicieron tambalearse al campeón de peso pluma. Pero Diaz consiguió hacer una llave a su rival, que se rindió.