juan lara
2 de abril de 2015 / 06:36 a.m.

Eddie Guerrero siempre hizo alusión a su apellido, fue un guerrero al enfrentarse a mejores gladiadores, superó sus problemas de analgésicos y alcoholismo; y logró triunfar en el escenario más grande la WWE.

WrestleMania XX se realizó en el Madison Square Garden y Guerrero escribió una de las historias más grandes de superación en la historia de la WWE.

“El Latino Heat” un mes atrás en No Way Out, había despojado del Campeonato de la WWE a Brock Lesnar con la ayuda de Bill Goldberg; por lo cual llegaba a WrestleMania a defender el cetro ante el medallista olímpico en Atlanta 96, Kurt Angle.

Guerrero no arribaba como favorito, ya que tenía que enfrentarse a un gladiador especialista en lucha grecorromana y que era uno de los rudos más intimidantes en la WWE; sin embargo el mexicano llevó la pelea al limite; en los minutos finales fue muy astuto al desabrochar su bota derecha, para que el candado de Angle al tobillo no le hiciera efecto y así poder vencerlo.

Eddie, sorprendió al mundo al demostrar que era capaz de vencer a un icono de la lucha libre americana en el “Show de Shows” de la WWE.