cortesía erika montoya - @laaficion 
27 de junio de 2016 / 05:57 p.m.

En una pelea que se podría inclinar a cualquier lado, el peleador estadounidense Keith Thurman conservó el título mundial welter de la Asociación Mundial de Boxeo al dar cuenta por decisión unánime de su compatriota Shawn Porter, que bien podría competir por la distinción a pelea del año.

En un duelo que se extendió por 12 rounds, Shawn Porter se encargó de poner trabas al campeón con un estilo poco ortodoxo pero efectivo que consistió en un ataque sistemático en las cuerdas que lució por la falta de señales de cansancio.

Soportando los embates del monarca, quien lanzó certeros golpes a cabeza y zonas blandas, Porter se lanzó a asfixiar al monarca en las cuerdas y por momentos le hizo olvidar a Thurman que contaba con las herramientas de boxeo necesarias para salir adelante.

Thurman logró con destreza meter los golpes que lastimaron en la mayor parte de las ocasiones y sacar ventaja de su situación para lo que fue la segunda defensa de la diadema.

Tras los 12 rounds, que tuvieron como desenlace la segunda derrota para Porter, ambos peleadores declararon estar dispuestos a una revancha en el futuro.

El peleador mexicano Oscar Molina perdió la calidad de invicto en un encuentro pactado a 10 rounds ante el estadunidense Jarrett Hurd la noche del sábado.

Molina, quien marchaba 13-0-1, visitó la lona en el primer round producto de un upper de Jarret que conectó de lleno en rostro, pero se levantó para culminar la ronda.

Luego de seguir por nueve episodios más, en los que tuvo problemas para meter sus golpes pues Hurd logró imponer su ataque como la mejor defensa.

Para el octavo rollo el cansancio hizo mella y Molina se derrumbó, dando paso a castigo innecesario que derivó en que el réferi detuviera la contienda a menos de un minuto de que acabara la pelea.