agencias
7 de agosto de 2015 / 10:51 a.m.

Floyd Mayweather Jr. empezó a promocionar su último combate haciendo lo que mejor sabe hacer: Evadiendo cada ataque con una defensa que luce natural.

El rey del box libra por libra insistió en que Andre Berto es un digno rival para su gran adiós cuando ambos se presentaron ante los medios en el centro de Los Angeles el jueves, a poco más de cinco semanas de que se enfrenten en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas el 12 de septiembre.

"No sé por qué, pero estoy entrenando mucho más duro para este combate", dijo Mayweather. "Creo que simplemente quiero terminar con estilo".

Mayweather reiteró que esta será la última pelea de su carrera, si bien sonrió ampliamente al decirlo. Mayweather ya se había retirado en 2008, pero su periodo fuera del ring apenas duró un año.

"Me dicen que me ofrecerán mucho dinero" por seguir boxeando, comentó Mayweather. "tengo mucho dinero. Estoy bien... es el fin de mi acuerdo (con Showtime). Y ya soy viejo. Tengo 38".

Tres meses después de que Mayweather (48-0, 26 nocauts) dominó al filipino Manny Pacquiao en la pelea más lucrativa en la historia del boxeo, el campeón welter se hallaba evidentemente de buen humor mientras empezaba la difícil tarea de promocionar su combate con Berto. El ex campeón de las 147 libras ha perdido tres de sus últimas seis peleas, entre ellas dos derrotas ante rivales que de antemano han perdido con Mayweather.

Mayweather reconoció la respuesta negativa de los aficionados a su decisión de enfrentar a Berto (30-3, 23 nocauts), pero mencionó el estilo agresivo de su compatriota y su propia determinación como razones para pagar para ver la pelea. Mayweather, que ha noqueado a un rival en las últimas nueve peleas desde 2007, incluso prometió un combate emocionante para los aficionados que siguen sintiéndose defraudados por su exhibición técnica ante Pacquiao en mayo.

"Por la manera en que él llega, y por la forma en que yo voy a llegar, si acaso no es un nocaut, sí va a haber algunas caídas", comentó Mayweather. "Muchas. Y va a haber sangre. Va a haber caídas y va a haber sangre. Mucho".

La anterior pelea de Mayweather mejoró su imagen más allá del boxeo, pero también lo expuso a una crítica sin precedentes, cuando su historial legal de violencia contra mujeres fue puesto en evidencia durante el periodo previo a su victoria.