ap | @mmdeportesmx
25 de febrero de 2017 / 11:13 p.m.

Mack Beggs conquistó un título estatal de lucha en una categoría en la que no quería competir.

Pero en vez de enfrascarse en un debate sobre lo que debió ocurrir o no este fin de semana en el torneo de lucha para jovencitas, el chico transgénero de 17 años simplemente decidió mostrar compañerismo.

"No estaría aquí hoy si no fuera por mis compañeras", declaró. "Sinceramente, la atención debería dirigirse a mis compañeras, al gran trabajo que han realizado conmigo en las prácticas. Entrenamos cada día y a eso debe ponerse atención, no a mí, porque yo no estaría aquí sin ellas".

Beggs completó una temporada invicta al ganar un título polémico en un certamen empañado por las críticas esgrimidas por quienes consideran que la testosterona consumida por este joven como parte de su transición de género le dio una ventaja injusta.

La familia de Beggs ha dicho que él preferiría luchar contra varones, pero las políticas estatales señalan que los estudiantes deben competir en la categoría que corresponde al género que aparece en sus actas de nacimiento.

Así, este alumno terminó enfrentando en la final a Chelsea Sánchez, a quien doblegó por 12-2 en la categoría de las 110 libras (50 kilogramos). Se llevó el campeonato y mejoró su foja a 56-0.

Beggs fue rodeado por las adolescentes con las que ha trabajado tan duro toda la temporada. Y se decidió a romper su silencio, luego que su equipo finalizó segundo en la Clase 6A, la mayor división en Texas.

Tras agradecer a cada una, levantó la medalla dorada que pendía de su cuello, para mostrarla hacia las cámaras. Luego, compartió una reflexión con la que quiso zanjar toda la controversia que se vivió en el fin de semana.

"La ética férrea de trabajo siempre da frutos", sentenció.

En semifinales, Beggs derrotó a Kailyn Clay. Es un estudiante de penúltimo año de secundaria en la escuela Euless Trinity de la región de Dallas-Fort Worth.

Beggs superó sin dificultades a Taylor Latham, Mya Engbert y Clar para avanzar a la final.

La controversia sobre la participación de Beggs en la rama de mujeres llega en un momento crucial, en que la opinión pública y los políticos debaten cómo deben reaccionar ante la creciente creencia de que el género no es algo invariable.

Apenas esta semana, el gobierno del presidente Donald Trump anunció que revocaría las medidas de protección federal, que permitían a los estudiantes transgénero el uso de instalaciones con base en su identidad de género. Esta medida deja a criterio de los distritos escolares y estatales la definición de sus propias políticas.

Y en Texas, los legisladores sopesan una iniciativa parecida a otra controversial que se aprobó en Carolina del Norte y que llevó a que la NBA le quitara a Charlotte la sede del Juego de Estrellas de este año. De ser aprobada, la ley de Texas obligaría a que las personas transgénero usen el baño destinado para personas de su "sexo biológico".

Beggs se clasificó al torneo después que dos oponentes decidieron no enfrentarlo en un torneo regional.