RAFAEL RIVERA
30 de agosto de 2015 / 01:20 p.m.

Como parte de su búsqueda de nuevos talentos, NXT presentó una de sus nuevas Divas, durante su más reciente evento en la ciudad de FT. Pierce, Florida. La contienda atestiguó el debut de la luchadora Zahra Schreiber, como parte de la empresa de desarrollo de la WWE, convirtiéndose en un tema muy comentado en redes sociales, pero de forma negativa.

Además de ser la novia actual de Seth Rollins (campeón de WWE y de los Estados Unidos), Schreiber ha ganado fama por una publicación realizada en Instagram años atrás, la cual tenía toques nazi. Las imágenes (ya eliminadas de su cuenta), presentaban un par de símbolos del partido Nacional Socialista Alemán, desatando un gran repudio entre los fanáticos.

Pese a que la gladiadora afirma que no comulga con las ideas racistas de los nazis, las fotos siguen siendo un tema muy cuestionado en su carrera, las cuales pueden afectar su faceta como luchador. Previamente Zahra había protagonizado otro escándalo al filtrarse una serie de fotografías de ella desnuda, las cuales se dieron a conocer en la cuenta de Twitter de Rollins (quien alegó que su cuenta había sido hackeada).