DIEGO MORENO
18 de agosto de 2015 / 10:58 a.m.

Un curioso suceso ocurrió en una pelea de MMA, resulta que Kinberly Novaes luchó por el campeonato cuando esta tenía 12 semanas de embarazo.

La brasileña no sabía que estaba embarazada, por lo que podía demandar a la compañía, ya que los exámenes médicos a los que fue sometidos no fueron bien realizados.

“La verdad es que no pedí la prueba, fallamos en eso. Es que ni siquiera pensé en la posibilidad de que una mujer pudiese pelear sin saber que está embarazada. Era mi primer evento y no sabía cómo hacer las diligencias”, confesó el promotor de la pelea, Bruno Barros.

A pesar de tener 3 meses a un bebé dentro de su cuerpo, la luchadora salió victoriosa y se coronó campeona; actualmente lleva 24 semanas de embarazo y está en pláticas con su abogado.