tomás víctor lópez
1 de junio de 2015 / 05:01 p.m.

A base de entrenamiento y dedicación, el Ángel Justiciero lucha por ganarse un lugar entre las grandes figuras de la Arena Coliseo.

Pero la carrera como atleta del gladiador técnico enmascarado comenzó mucho tiempo atrás...en el futbol americano.

A temprana edad, el Ángel Justiciero jugó en el Club Potros de la colonia Anáhuac, en el deporte de las tacleadas.

Más adelante, destacó como defensivo de los Auténticos Tigres y fue campeón de Liga Mayor a fines de los 80, con un equipo dirigido por el coach en jefe, Miguel Cervantes (qepd).

"Al Club Potros le debo mi formación, lo que soy ahora como hombre porque como deportista me enseñó a esforzarme, a hacer el trabajo en equipo, me enseñaron la disciplina que se necesita en la vida, la puntualidad, el trabajar para lograr un objetivo", señaló el luchador.

Conocido porsus amigos como "Charlie", formó parte de una generación de Tigres que tuvo mástriunfos que derrotas sobre los Borregos del Tec.

En ese equipo estuvieron personajes como Adan Alfaro, Víctor Balderas, Tony Yañez, los cuates Ilmark y Ulises Nafatte, Erwin Gutiérrez, Rubén Cornejo, Alonso Renán González, Hilario Treviño y Ricardo Yañez Zataray.

"Ser campeón de Liga Mayor fue lo máximo, fueron mis mejores años como deportista, le debemos muchas cosas al ingeniero Cayetano Garza (qepd) que fue nuestro guía en Auténticos Tigres", recordó el atleta.

"Sobre todo formamos un grupo de grandes amigos, perdón si no menciono a alguno, pero están mi compadre Aquiles Leija, Tony Yañez, Pedro Luna, entre otros, grandes jugadores que en sí fue lo mejor mi vida el futbol americano".

Al terminarsu elegibilidad en el futbol americano, entrenó box donde llegó a ser campeón estatal y finalista en los Guantes de Oro. Ahora su dedicación está en el espectáculo de la lucha.

En la función del domingo, el Ángel hizo equipo con Lince de Oro y Espartaco para derrotar en tres caídas a Rico Rodríguez, Hijo de Guerrero Negro y Tempestad.

"Estoy muy contento por el resultado, ya que los rudos eran muy buenos luchadores, lo mismo Rico Rodríguez como Tepestad e Hijo del Guerrero Negro, fue un magnífico encuentro en el que gracias a Dios salimos victoriosos los técnicos", declaró el gladiador.

En la tercera caída, Lince de Oro mostró extraordinarias acrobacias mientras el Ángel realizó una plancha desde la tercera cuerda.

Para el Angel Justiciero, el apoyo del público y el afecto de los niños es la señal de que va por el camino correcto en el mundo de la lucha libre.