RIGOBERTO JUÁREZ
2 de abril de 2015 / 01:51 a.m.

Dios perdona, los tapatíos no olvidan. Durante el tradicional martes de glamour de la Arena Coliseo, poco más de 800 aficionados rindieron un emotivo homenaje al Hijo del Perro Aguayo, fallecido la madugada del sábado en Tijuana por un traumatismo cervical.

Previo a la lucha semifinal, la cual fue integrada por Ángel de Oro, Guerrero Maya y Delta vs Rey Escorpión, Pólvira y Ripper, se proyectó en la pantalla una de las últimas entrevistas que se le realizaron en vida a Pedro Aguayo Ramírez, donde hablaba justamente del combate que sostendría con Rey Misterio.

Al observar la imagen del luchador, los presentes se pusieron de pie, comenzaron a aplaudir y corear "olé, olé, olé, Perro, Perro". Mientras la arena se encontraba a media luz, los 28 gladiadores que integraron la función se trasladaron al cuadrilátero donde pidieron un minuto de aplausos para su compañero. "No vamos a recordarlo con un minuto de silencio, sino con aplausos", se escuchó de parte del presentador.

Al tiempo que se reproducía la canción "Perros" de Cartel de Santa, los luchadores, visiblemente emocionados, se fundieron en un abrazo y recordaron la memoria del desaparecido Pedro Aguayo Ramírez, mejor conocido como el Hijo del Perro Aguayo.

A pesar de la tristeza que aún transmitían, el show debía de continuar; los gladiadores volvieron a su vestidor para librar un combate más.