MARTHA CEDILLO
25 de julio de 2015 / 08:07 p.m.

“Esta plata me sabe a oro”, dijo un sonriente Lindolfo Delgado tras quedarse con la medalla de plata de la división de 60 kilogramos del boxeo de Juegos Panamericanos de Toronto 2015.
Y es que el originario de Linares, Nuevo León enfrentó en la final al dos veces campeón mundial y medalla de bronce en Juegos Olímpicos de Londres 2012, el cubano Lázaro Alvares.
“Sabía que iba a ser muy intenso cada round, que íbamos a seguir trabajando desde el primero hasta el tercero, con todo, con todas las ganas de ganar, no se pudo pero hicimos todo lo que pudimos hacer.
“Estoy muy feliz por el resultado que obtuvo, segundo lugar en los Juegos Panamericanos, fue una pelea muy complicada, el rival muy difícil, creo que me faltó experiencia, la que él tiene de muchos años, pero creo que todavía nos falta por aprender de aquí a Río, que es mi meta, pero todavía me queda mucha experiencia por agarrar y vamos por más”, dijo sonriente el puglista.
En los tres rounds, el bicampeón mundial se mostró dominante convenciendo con sus golpes a los réferis del combate.
El medallista en Juegos Olímpicos de Londres 2012 fanfarroneo en todo tiempo sus títulos, pero el mexicano no se rindió nunca peleando hasta que sonó la campana.
“Aquí no hay rival chico ni grande, hay que prepararse para todos, pero sabíamos que el más difícil iba a ser el cubano, nos preparamos para todos los peleadores, yo sabía que era el que me podría meter presión, pero hicimos lo que teníamos que hacer y me bajé satisfecho del ring.
“Hay que seguir preparándonos, principalmente viene un mundial en Katar y después ver lo que sigue para ir a Río”, indicó el boxeador mexicano.
Lindolfo Delgado tiene medio ciclo dentro de la selección mexicana y como todo atleta aspira llegar a unos próximos Juegos Olímpicos.

La frase…
“No es un rival cualquiera, sabemos que Cuba es una potencia, sé que dimos una buena pelea”,
Lindolfo Delgado
Plata en boxeo JP