CARLOS CONTRERAS LEGASPI - @LAAFICION
12 de septiembre de 2016 / 02:35 p.m.

Stipe Miocic logró su primera defensa del título del UFC de manera convincente, pues noqueó en el primer round al peligroso Alistair Overeem en UFC 203

La arena Quicken Loans de Cleveland se rindió ante su peleador, que llevó el cinturón semanas antes de que los Cavaliers pudieran coronarse en la NBA y romper así una racha de 52 años sin títulos profesionales en la ciudad.

Miocic mostró su buen manejo de manos y paso la mayor parte del combate persiguiendo a Overeem, quien buscaba mantener la distacncia y atacar en el contragolpe. El holandés estuvo cerca de sorprender al nacido en Cleveland con una guillotina, pero este logró escapar y tomar la posición dominate.

Con Overeem en la lona, comenzó con el ground and pund y fue conectando con más fuerza hasta que el ex campeón de Strikeforce terminó desconectado.

Miocic demostró que no fue solo un golpe de suerte con el que se coronó y ahora espera la decisión de la promotora, pues en su camino podría estar Caín Velásquez para la siguiente defensa.

La pelea co estelar de la noche estuvo llena de polémica. Fabricio Werdum fue superior a Travis Browne desde el arranque, donde le conectó una patada voladora al rostro, más tarde en el mismo primer round Browne pidió unos segundoa al réferi por una lesión en la mano derecha, pero en el reglamento del MMA no se puede pedir tiempo a menos que el réferi detenga la acción. Ahí debió ser registrado un nocaut técnico.

El combate siguió y fue dominado por ‘Vai Cavalho’ al final la gente abucheo al ex campeón brasileño, que respondió con señas hacia las tribunas, ahí se hizo de palabras con el entrenador Edmund Tarverdian. Werdum lo pateó y comenzaron los empujones.

Fabricio también retó a golpes a Ricky Lundell, miembro de la esquina de Browne y su hermano Felipe Werdum tuvo que sujetarlo para evitar que hubiera más agresiones, pues también se dirigía hacia el octágono Babalú Sobral antes de que fuera detenido por el equipo de seguridad.