TOMÁS LÓPEZ
1 de febrero de 2016 / 07:39 a.m.

Súper Muñeco y Huracán Ramírez sometieron en la tercera caída a Hijo del Espectro e Hijo del Espanto para ganar el combate estelar en la Guerra de Leyendas celebrada en la Arena Coliseo.

Huracán aplicó la tradicional hurracarrana en la segunda caída, y en la tercera realizó un tope suicida sobre el Espectro.

El Rey de la Lucha Libre de Fantasía, Súper Muñeco, aplicó un castigo a los brazos del Espanto para decidir la lucha estelar.

Al final, Huracán retó al Hijo del Espectro a un duelo máscara contra máscara sin obtener respuesta.

“No sabes qué emoción tan grande siento, son estos pequeños detalles que hacen que uno siga adelante”, declaró el Muñeco al borde de las lágrimas tras mostrar una manta con su imagen regalada por un fanático.

“Ya viste, los niños chiquitos me conocen…no tengo con qué pagarles eso….gracias a Dios”.

Los fanáticos apoyaron en todo momento a la pareja de leyendas, y recriminó las marrullerías mostradas por la pareja de rudos, “solapadas” por el referee, “Napoliotano”.

En el combate semifinal, Baby Chávez y Charlie Montana superaron a Desafío y Última Sombra.

La creciente rivalidad entre los hermanos, provocó que Desafío y Chávez terminaran con la cara ensangrentada.

Desafío rechazó el reto lanzado por Baby Chávez de enfrentarse en una lucha mano a mano de cabellera contra cabellera.

En otro duelo, Mini-Hator y Tequlita ganaron con trampa a la pareja formada por Mini-Difunto y Chamaco Gurrola.

Mini-Hator fauleó de manera descarada a Difunto cuando el referee estaba de espaldas, y aprovechó para poner de espaldas contra la lona a su rival y ganar el combate.

La empresa organizadora anunció para el próximo domingo 28 de febrero el regreso a los cuadriláteros del gladiador regiomontano, Konan Big.