CARLOS CONTRERAS LEGASPI - CORTESÍA @LAAFICION
11 de julio de 2016 / 06:30 p.m.

El UFC fue vendido de manera formal al grupo WME-IMG por 4 mil millones de dólares, en la transacción más grande en la historia para una promoción deportiva.

La cifra, supera las valoraciones de Forbes para las franquicias más caras del mundo como el Real Madrid, Vaqueros de Dallas o Yankees de Nueva York.

Los hermanos Lorenzo y Frank Fertitta, magnates dedicados al negocio de los casinos en Las Vegas, compraron la compañía en el año 2000 en solo dos millones de dólares y justo cuando se encontraba a punto de la quiebra por consejo del entonces manager de peleadores Dana White, quien se ha desempeñado como presidente desde la fundación de Zuffa, hasta ayer propietaria de los derechos de Ultimate Fighting Championship.

En un comunicado emitido por la compañía se anunció que White, se mantendrá en su cargo y con una breve participación como accionista, al igual que los hermanos Fertitta, que perderán el control de las operaciones pero mantendrán parte de las ganancias de la UFC, que en el 2015 reportó ingresos por 600 millones de dólares.

Tanto White como Lorenzo, quien se mantendrá como CEO en la transición de los siguientes meses, aparecieron en entrevistas mañana del lunes en el Canal 8 local de CBS de Las Vegas para aclarar los rumores que circulaban desde hace semanas y aclarar que nunca estuvo involucrado ningún grupo de inversionistas chinos, ni el dueño de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Robert Kraft, como inicaban dichos reportes.

UFC mantendrá su base en el sur de Nevada, donde se encuentran las oficinas centrales de la empresa y donde inaugurarán en los siguientes meses sus nuevas instalaciones y centro de atención para los peleadores de su plantilla.

WME-IMG es un grupo de representaciones en el mundo del espectáculo dirigida por Ari Emmanuel basado en Los Ángeles con alcance en el mundo del cine, televisión, música y publicidad. Los fondos también provienen de la empresa MSD Capital, manejada por el propietario de Dell Computer, Michael Dell y la firma financiera KKR.

El movimiento podría afectar la estrategia de mercado de la promotora, que viene de celebrar el evento más grande de su historia, UFC 200 en la nueva arena T-Mobile de Las Vegas Nevada. Reportó ventas de boletos por 10.7 millones de dólares y se especula que rompió los récords de pago por evento.

De forma global, tienen tratos por derechos de transmisión en más de 150 países y patrocinios por uniformes con Reebok, la lona con Monster Energy Drink, Bud Light, un videojuego con Electronic Arts y otra docena de socios de menor participación.

Durante los últimos cuatro años han apostado por el mercado latinoaméricano y en específico en México, donde han celebrado tres eventos entre noviembre de 2014 y 2015, así como uno más programado para el 5 dr noviembre de este año.

Han grabado tres temporadas del reality show The Ultimate Fighter, -la más por estrenarse en agosto-, sus peleas se transmiten a través de la plataforma de Televisa y cuentan en su plantilla con más de una docena de peleadores nacidos en territorio nacional.