16 de junio de 2013 / 02:54 p.m.

La selección mexicana de futbol buscará reencontrar su futbol cuando se enfrente a la poderosa Italia, al iniciar la participación de ambos en el Grupo A de la Copa Confederaciones Brasil 2013 en el remozado estadio Maracaná.

En partido comenzará a las 16:00 horas locales (14:00 horas tiempo del Centro de México) en el estadio de mayor tradición en este deporte en Brasil, donde el chileno Enrique Osses será el encargado del arbitraje.

En su vigésimo partido de Copa Confederaciones, torneo que ya conquistó en 1999, México tratará de crecerse en lo futbolístico como ha sucedido en tiempos recientes ante potencias mundiales como los italianos y consumar, ahora en partido oficial, un triunfo como el 2-1 disputado previo a su debut en el Mundial Sudáfrica 2010 al mando de Javier Aguirre, único en 11 choques directos ante este adversario.

Muchos aficionados tienen fresco el recuerdo de los empates del Tri 1-1 ante la "azzurra" en los Mundiales de Estados Unidos 1994, con gol de Marcelino Bernal, y de Corea del Sur-Japón 2002, gracias a una anotación de Jared Borgetti en soberbio remate con la testa, aunque también el revés 1-4 que se dio en Toluca en México 1970.

El conjunto comandado por José Manuel "Chepo" de la Torre afrontará su primer encuentro en esta edición de la Confederaciones con el objetivo de mejorar su desempeño en la cancha, de que la cohesión de sus líneas sea mejor de lo que ha mostrado en el hexagonal de la Concacaf rumbo a la Copa del Mundo de Brasil 2014.

En especial tendrá un reto al ataque, aspecto en el que se ha mostrado flaco en su desempeño dentro de su eliminatoria, donde en seis partidos apenas ha marcado tres goles, todos ellos de visita y con tres partidos en el estadio Azteca en los que se ha ido en blanco ante Jamaica, Estados Unidos y de manera más reciente Costa Rica.

Dicha situación ha generado mucha presión sobre el cuerpo técnico encabezado por el "Chepo" y los propios jugadores, quienes no hayan la respuesta al mal momento que atraviesan, pero que tuvo su raíz en la igualada sin anotaciones ante los "reggae boyz" del pasado 6 de febrero, donde la afición les volteó la espalda y los abucheó en su antes infranqueable estadio Azteca.

Y vaya que tendrán una prueba interesante en este aspecto al enfrentar a un cuadro que, si bien con su estratega Cesare Prandelli ha modificado su estilo de juego a no ser tan defensivo, siempre es un modelo a seguir de un desempeño de mucha aplicación al que cuesta hacerle goles.

Los italianos vienen de un momento vergonzoso, pues se vieron alcanzados 2-2 en los minutos finales de un partido de ensayo que disputaron aquí esta semana ante el limitado equipo de Haití.

México podría iniciar con el mismo cuadro que jugó ante Costa Rica el martes anterior, con Jesús Corona en el marco; línea de cuatro al fondo donde destaca la ubicación de Gerardo Flores como titular en el carril derecho, Héctor Herrera en la contención, Pablo Barrera y Andrés Guardado por las bandas, así como Javier Hernández y Aldo de Nigris en el ataque.

La escuadra europea, que marcha invicta y líder del Grupo B de la eliminatoria en Europa con cuatro triunfos y dos empates, ofrecería algunas novedades como son la inclusión por las bandas de Alessio Cerci y Antonio Candreva, mientras que siguen en duda para conformar su delantera Mario Balotelli y Stephan El Shaarawy, ambos por lesión.

Notimex