9 de septiembre de 2013 / 02:20 p.m.

La denuncia de María Luisa González Carmona fue atendida de inmediato por el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores tras la inspección realizada.

Después del recorrido por el inmueble, la delegada del Inapam informó que el asilo está registrado ante la Secretaría de Hacienda, pero no ante Salud estatal, por lo que el estatus es irregular, pero no ilegal.

La inspección reveló la inexistencia de rampas, extinguidores y salidas de emergencia con puertas y cercas atoradas con desarmadores y tablones. Dieron 15 días para solventar las presuntas fallas, de lo contrario girarán oficios a las Dirección de Protección Civil y Salud para que hagan lo conducente, ya que el Inapam no tiene facultades para clausurar un asilo.

Aunque hubo ciertas fallas, como la de no tener un chequeo médico en forma regular, detectaron que estaba higiénico y limpio, contrario a la queja.

La delegada dijo que buscará confirmar o desmentir el maltrato o abuso denunciado, pues la acusación fue reciente y los adultos mayores no dijeron lo contrario, es decir, refirieron que eran bien atendidos.

El instituto tiene las atribuciones para vigilar o inspeccionar las casas de reposo, los asilos y las estancias de día que se especializan en el cuidado del adulto mayor.

“Empezar a hacer un sondeo contabilizando registradas 150 estancias de o casa de asilo registradas, estamos por ver cuántas no hay registradas que me imagino, del caso de María Luisa, hay unas 250.

“Vemos cosas de Protección Civil, accesos, extinguidores y de salubridad, alimentación de buena calidad. No podemos permitir que haya ese tipo de abusos para los adultos mayores”, señaló González.

Afirmó que el asilo es una casa normal sin ningún tipo de acondicionamiento, sin embargo, cobran 3 mil 500 pesos a 4 mil pesos mensuales.

“Estamos abiertos a todas las denuncias que se nos hagan llegar de todas las casas y asilos porque es nuestra obligación recibir las denuncias y atenderlas”, apuntó González Quintana.

— EDUARDO MENDIETA